El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Ben Bernanke, advirtió ayer al Congreso estadounidense que postergar una decisión sobre la extensión de unas rebajas de impuesto que datan del gobierno de George W. Bush podría inquietar a las empresas y a las familias, perjudicando la recuperación económica del país.

Con las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias en noviembre, muchos analistas piensan que es poco probable que el Congreso actúe hasta los últimos meses del año, mientras que los recortes tributarios expiran el 1 de enero. Bernanke dijo a la Comisión de Presupuesto del Senado que el Congreso no puede darse el lujo de esperar.

No sé exactamente cuándo la incertidumbre se convertirá en un factor, pero seguramente si nos aceramos al 1 de enero y el Congreso no fija una clara hoja de ruta sobre cómo pretende proceder, eso ciertamente afectaría la planificación, las decisiones de negocios, las decisiones familiares, mientras ellos ya miran al próximo año , explicó.

VATICINAN DESACELERACIÓN

La Oficina de Presupuesto del Congreso ha dicho que si se dejaba que todas las rebajas tributarias de la era Bush expiraran, el crecimiento económico de Estados Unidos se desaceleraría a 1.1% en el 2013, más de un punto porcentual completo por debajo de lo que la Fed espera para este año.

La mayoría de los consejeros de la Fed estima que el crecimiento del próximo año será de entre 2.8 a 3.2%, lo que sugiere que prevén que algunas de las rebajas tributarias serán extendidas. Quiero dejar muy en claro que no estoy echando un pie atrás en mi firme defensa de mantener la estabilidad fiscal en el largo plazo , aseveró Bernanke al Senado.