El Gobierno de Bélgica acordó extender medidas de austeridad en 1,820 millones de euros para mantener su déficit presupuestario del 2012 dentro de los límites de la Unión Europea.

Tras una semana de conversaciones, los ministros de la coalición de seis partidos también decidieron congelar otros 650 millones de euros en gastos en caso de que una economía débil signifique que se necesite de más ahorros, informó el Gobierno en un comunicado.

Las autoridades agregaron que entregarían mayores detalles en una rueda de prensa planificada en la mañana.

"Pese a un contexto muy difícil, el poder de gasto del público es preservado y la competitividad de las empresas, garantizada", añadió el comunicado.

Los nuevos ahorros se suman al paquete de medidas por 11,300 millones de euros acordado cuando el Gobierno asumió su mandato a fines del año pasado.

Esas medidas incluyeron el aumento de la edad efectiva de jubilación desde el promedio actual de 59 años y el incremento de los impuestos sobre automóviles corporativos.

Bélgica ha prometido reducir el déficit de su sector público a 2.8% del Producto Interno Bruto (PIB) este año desde 3.8% del 2011. Se arriesga a una multa de la UE si su saldo negativo no cae hasta al menos 3 % del PIB.

La Oficina de Planificación Federal, cuyas estimaciones generalmente son usadas para esbozar los presupuestos, proyecta que la economía belga, la sexta mayor de la zona euro, crecerá sólo 0.1% este año, tras expandirse 1.9% en el 2011.

El Banco Central de Bélgica ha pronosticado que la economía local se contraerá 0.1% en el2012