Las señales contradictorias hacen más difícil la evaluación sobre el estado de la economía estadounidense y una menor incertidumbre para las empresas podría mejorar las perspectivas de crecimiento, dijo el martes el presidente de la Reserva Federal de Richmond, Thomas Barkin.

“La solidez del consumo y del mercado laboral podrían estar indicando que las tasas de interés deberían mantenerse, o incluso elevarse, mientras que la debilidad de la inversión, de la inflación y del mercado de bonos dicen ‘bajen la tasas’”, expresó Barkin, en comentarios preparados para una conferencia en Baltimore.

La semana pasada, la Reserva Federal de Estados Unidos redujo las tasas de interés por tercera vez este año, pero dejó en claro que no espera disminuir más los costos de endeudamiento a menos que la perspectiva económica de Estados Unidos evidencie un retroceso concreto.

La tasa de interés de referencia de la Fed se encuentra actualmente en un rango objetivo entre 1.50 y 1.75 por ciento.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, describió el recorte de tasas como un seguro ante los riesgos constantes de la desaceleración del crecimiento global y el impacto de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que ya lleva 16 meses.

Barkin mencionó que está observando de cerca si esos recortes tienen el efecto deseado en la economía de Estados Unidos y señaló que es posible que la mayor incertidumbre causada por las continuas tensiones comerciales pueda deteriorar la actividad.

“No descarto la idea de que podríamos convencernos a nosotros mismos de que podría haber una recesión, particularmente si la incertidumbre comienza a afectar la confianza y el gasto de los consumidores”, declaró Barkin.

Este lunes, el presidente de la Reserva Federal de Minneapolis, Neel Kashkari, no descartó la posibilidad de que la Fed de Estados Unidos pudiera recurrir a tasas de interés negativas,“aunque ésta no sería una tasa ideal para la Reserva Federal”, aclaró.