Barclays recortará alrededor de 1,000 empleos en su negocio global de banca de inversión y se retirará completamente del mercado accionario de Asia, en momentos en que el nuevo presidente ejecutivo, Jes Staley, intenta reducir los costos y aumentar la rentabilidad.

Los recortes, más duros que lo esperado, se encuentran entre los sacrificios más radicales de un banco de inversión en los últimos años, mientras que Staley y sus pares en otros prestamistas europeos buscan reducir costos en medio de un entorno mundial difícil para los bancos.

Barclays anunció que cerrará sus negocios de banca de inversión en países como Australia, Indonesia, Malasia, Filipinas, Rusia, Corea del Sur, Taiwán y Tailandia, según un comunicado interno, y esos mercados serán cubiertos desde los centros financieros en sus respectivas regiones. También pondrá fin a su cobertura de mercados en Brasil.

El comunicado no detalló cuántos empleos se verán afectados, pero personas con conocimiento del tema dijeron que se recortarán 1,000 posiciones, casi la mitad de ellas en Asia.

Portavoces de Barclays en Hong Kong y Londres se negaron a hacer comentarios sobre los recortes.

En un clima en que 10 de los prestamistas más grandes de Europa anunciaron 130,000 pérdidas de puestos de trabajo desde junio, los presidentes ejecutivos de los bancos están buscando reducir empleos en sus negocios de menor escala para concentrarse en mercados más rentables.

La reducción en empleos también responde a las turbulencias en los mercados bursátiles y de materias primas a nivel global, que están dificultando a los bancos de inversión hacer dinero en líneas de negocio tradicionales.

En la región Asia-Pacífico, el banco con sede en Londres anunció los despidos al personal en reuniones, según una fuente con conocimiento directo del tema. Asia se está llevando la peor parte , acotó la fuente, que pidió no ser identificada porque no está autorizada a hablar con los medios.

La entidad está evaluando además la venta de sus negocios globales de metales preciosos, según el comunicado interno, además de salir de mercados accionarios en Europa Central, Oriente Medio y el norte de África.