El estancamiento de la economía podría ser el detonante de más recortes en la tasa de interés del Banco de México (Banxico) durante el primer semestre del año, pero con tal gradualidad que les permita mantener un diferencial atractivo con los bonos del Tesoro de Estados Unidos, coincidieron estrategas de BlackRock, Goldman Sachs, Pantheon Macroeconomics y Citibanamex.

Tras conocer el primer anuncio monetario del año, donde el Banxico recortó la tasa en 25 puntos base para dejarla en 7%, explicaron que, aun con este quinto recorte consecutivo, la política monetaria en México se mantiene restrictiva.

Concuerdan en que la Junta de Gobierno del Banxico seguirá bajando la tasa este año, para llevarla a un nivel de 6%, según el analista para América Latina en Pantheon Macroeconomics, Andrés Abadía; de 6.25%, de acuerdo con estimaciones de Sergio Luna, director de Estudios Económicos en Citibanamex, y de 6.50% es la proyección en la que coinciden el director de Equipos de Inversión, Deuda y Multiactivos de BlackRock, José Luis Ortega, y el economista para América Latina en Goldman Sachs, Alberto Ramos.

Con un premio de 6 o 6.50%, la tasa seguirá siendo atractiva para los inversionistas en un mundo de réditos bajos y hasta negativos, indicó el directivo del fondo de inversión BlackRock.

Acerca del cambio anticipado la semana pasada por la Junta de Gobierno en la forma de comunicar la decisión monetaria, el experto de Goldman Sachs dice que fue mucho más corto, pero con una guía de futuras acciones mucho más abstracta. Dicho en palabras del analista de Citibanamex, “fue un comunicado más corto, pero sin ofrecer mucha guía”.

Cautela unánime

Para el experto de Citibanamex, el reconocimiento de los miembros de la Junta de Gobierno de “una debilidad generalizada” en los componentes de la demanda agregada, y la anticipación que hicieron en el comunicado de que su expectativa de crecimiento para el PIB tiene riesgos a la baja alimentan la percepción de que vienen más recortes en la tasa.

En tanto, el experto de Pantheon Macroeconomics dice, desde Londres, que “el Banco de México continuará la estrategia de cautela en las próximas reuniones, pero eventos recientes como el aumento de 20% en el salario mínimo, el aumento de riesgos externos y el estancamiento de la economía complicaron sin duda el escenario para el banco central y podrían detonar la gradualidad de los recortes”.

El directivo de BlackRock detalla que la unanimidad en la decisión indica que hay una coincidencia en que es más prudente mantener el spread (diferencial) con la tasa de la Fed, que está en pausa desde diciembre.

Para el economista senior de la consultoría Pantheon Macroeconomics, el repunte de la inflación en enero, el más alto en seis meses, y la evidencia de una economía bajo menor tensión que el año pasado podrían ser el factor que orillaron al subgobernador Gerardo Esquivel a fijar una posición más cautelosa.

[email protected]