El Banco de México (Banxico) redujo su pronóstico para el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de entre 1.7 y 2.5%, del Informe precedente, a uno de 1.9 a 2.4%, informó la institución al presentar su Informe Trimestral Julio – Septiembre del 2015.

CONSULTA: El informe trimestral

Además, el Banxico redujo la amplitud del intervalo de pronóstico para el crecimiento del PIB mexicano

Para el 2016, se anticipa que la expansión del PIB se ubique entre 2.5 y 3.5 por ciento. Para 2017, se estima que la tasa de crecimiento se encuentre entre 3 y 4% , dio a conocer el Banxico.

NOTICIA: Banxico recorta pronóstico de crecimiento económico para el 2015

De acuerdo al informe, las previsiones realizadas por el Banco de México son de una trayectoria ascendente y consideran que la actividad industrial de Estados Unidos registre un mayor crecimiento en el 2016, respecto al 2015, y una mejoría aún más notoria en 2017.

NOTICIA: PIB crecerá 2.29% en el 2015 por el contexto internacional

También considera que los avances en la implementación de las reformas impulsadas por el gobierno federal se vean reflejados en un mayor impulso para la actividad económica en México.

Inflación y gasolina

El Banco de México (Banxico) calificó como adecuado y pertinente el mecanismo establecido para que en 2016 los precios de las gasolinas aumenten como máximo 3%, pues limita las presiones al alza sobre la inflación.

El gobernador del Banxico, Agustín Carstens, señaló que como parte de la Ley de Ingresos para 2016, se estableció un techo de crecimiento máximo de 3% a las gasolinas, que incluso podría ser menor, lo que tendría un impacto favorable sobre la inflación.

Es un mecanismo adecuado y pertinente el que está estableciendo precisamente porque ya en 2018, como establece la ley, el precio de la gasolina ya sería mucho más flexible, respondiendo a las condiciones del mercado internacional , añadió.

Al presentar el Informe Trimestral de julio-septiembre de 2015, destacó que al establecerse 3% como la variación máxima a las gasolinas, en realidad limita las presiones a la alza sobre la inflación, incluso podrían contribuir a una inflación más baja de la pronosticada.

El banquero central apuntó que México está en un proceso de transición en su política de precios energéticos, en particular de la gasolina, lo que implica pasar de un precio determinado administrativamente, a un precio de mercado, buscando que esta transición sea lo más suave posible.

Señaló que esta transición está acorde con las prácticas internacionales y quiere decir que en los últimos años se han venido corrigiendo aquellos periodos en los cuales México era el único país que bajaba los precios de los energéticos, cuando todos los demás los subían mucho.

Carstens opinó que es una medida apropiada y acertada, que implica que dentro del Indice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) habrá un número mayor de precios determinados por las fuerzas del mercado.

Las políticas anteriores generaban mayores distorsiones, como pasó ya en algunos años donde el precio subía mucho y el gobierno mexicano decidió no modificar el precio de la gasolina, eso generaba distorsiones muy grandes, porque a la postre nos forzó a acelerar el ajuste en el precio de las gasolinas cuando estas venían abajando , añadió.

Apuntó que el precio de la gasolina es relativamente aleatorio y el nuevo mecanismo dependerá ahora de las condiciones mundiales del petróleo y de la oferta y demanda, como puede subir, puede bajar, entonces definitivamente no le mete un sesgo inflacionario , indicó.

Con información de Notimex

mac