Analistas de Bank of America, Credit Suisse y BBVA anticipan que el Banco de México (Banxico) mantendrá sin cambios la tasa de interés en 7.75% en lo que resta del año, a pesar que la tendencia de la inflación se mantiene al alza.

El cambio de modelo económico que traerá consigo la administración de Andrés Manuel López Obrador y el efecto claro de la tasa en el consumo interno son factores que podrían generar presión a la baja en la actividad económica que, de por sí, viene lenta, concuerdan.

En una mesa redonda del Mexico Summit organizado por el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por su sigla en inglés), Carlos Capistrán, economista para México y Canadá en Bank of América-Merrill Lynch, advirtió que la economía mantiene un bajo desempeño que claramente limita las posibilidades del banco central de subir la tasa para desincentivar presión de formadores de precios.

Aparte, Carlos Serrano, economista jefe de BBVA Bancomer, dijo que con una inflación por arriba de 4% y tasas de interés de 7.75%, sí han generado un impacto negativo en la demanda, lo que dificulta aún más la decisión de la Junta de Gobierno.

Ahí mismo, Alonso Cervera, economista jefe para América Latina en Credit Suisse, puso de relieve el riesgo de que se implemente el aumento del salario mínimo propuesto por la nueva administración, que podría generar una presión adicional sobre los precios generales que traen la carga de los energéticos como la gasolina.

Se trata de acciones donde la política monetaria tendría poco espacio para generar una inflexión, coincidieron. y, por el contrario, de darse un alza de tasas, se presentaría un impacto negativo adicional en el crecimiento y la demanda de la gente.

El tema de la inflación y la presión creciente de precios administrados fue tocado más tarde en uno de los páneles finales del encuentro, por el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León.

El banquero central sostuvo que los energéticos han tenido una mayor contribución sobre la inflación de la que tuvieron en el 2017, el año de la liberalización de precios de gasolina y gas. Así, recordó que la meta de 3% se alcanzará hasta el primer semestre del 2020.

Advirtió que la estabilidad macroeconómica es positiva, pero por sí sola no es suficiente para crear crecimiento económico.

Por este contexto, los analistas participantes descartaron por completo un recorte de tasas para el 2019.