El Banco de México (Banxico) está dispuesto a utilizar próximamente algún instrumento de política monetaria para promover una corrección en las expectativas de inflación que ya están contaminándose, advirtió el gobernador Agustín Carstens.

El Banco de México no está conforme con la inflación en el nivel donde se encuentra y queremos que regrese por debajo de 4% (…) Nos interesa anclar las expectativas para prevenir una contaminación en los precios relativos y que no se generalice , refirió.

Durante su participación en el seminario Finanzas Nacionales y Subnacionales en México , organizado por Fitch Ratings, consideró: Es oportuno que el Banco de México emita una señal de que nos estamos acercando al punto en que tienen que comenzar a bajar la inflación y sus expectativas .

La desviación por arriba del techo en nuestra banda de variación de 4% ya se ha prolongado bastante; es un tema de preocupación pública y existe cierta evidencia que podría estar afectando los salarios , explicó.

ANCLARÁ ESTABILIDAD FINANCIERA

Tras hacer un análisis sobre las condiciones financieras de la economía en el contexto mundial, solicitó a Fitch tomar en cuenta las condiciones en las que consigue el gobierno recursos en el mercado.

Los plazos de endeudamiento de México se han ampliado, de siete días en 1995 a una media de ocho años, que es incluso mayor al plazo de financiamiento que consigue Estados Unidos, de cinco años, especificó.

Recordó el alto nivel de las reservas internacionales y anticipó que ya están negociando la renovación de la Línea de Crédito Flexible con el Fondo Monetario Internacional, lo que cubriría en conjunto la deuda pública externa de México.

Advirtió que México se anticipará seis años a la aplicación internacional de las reglas de Basilea III, lo que fortalecerá aún más los controles y supervisión de riesgos para el sistema financiero.

De acuerdo con el banquero central, es posible que la economía crezca a un ritmo anual de 6% en un par de años. Sobre todo si se aprovechan las bases sólidas del sistema financiero y la estabilidad macroeconómica para detonar un mayor crecimiento.

Para conseguirlo, planteó la necesidad de echar a andar reformas estructurales que eleven la competitividad del país.