Por primera vez en un par de años, el Banco de México (Banxico) no recortó su pronóstico esperado de crecimiento para la economía, y estrechó, como se preveía, el intervalo estimado de expansión de 1.9 a 2.4 por ciento.

La proyección previa era de un crecimiento que podía fluctuar entre 1.7 y 2.5 por ciento.

Durante la presentación del Informe Trimestral, Agustín Carstens, gobernador del Banxico, reconoció que es una buena noticia no bajar el rango , pero invitó a no caer en la complacencia para preservar el ambiente de confianza que, afirmó, sí persiste sobre la economía mexicana.

Tomando en consideración el complejo entorno internacional y las perspectivas de que éste prevalezca en el futuro, es crucial mantener un marco macroeconómico sólido en México. Para ello, además de ajustar la postura monetaria, de ser necesario, es indispensable: concretar los esfuerzos recientemente planteados en el ámbito fiscal y continuar implementando adecuada y oportunamente las reformas , enfatizó.

Para el año entrante mantuvo sin cambio su pronóstico de una expansión del Producto Interno Bruto (PIB) entre 2.5 y 3.5% y también por primera vez anticipan una proyección para dentro de dos años, esto el 2017, cuando estimaron que las condiciones internacionales favorecerán para que la economía alcance un crecimiento de entre 3 y 4 por ciento.

Economía mundial no ayudó

El banquero central reconoció que el crecimiento esperado es inferior a las expectativas que se tenían hace un par de años. Explicó que se debe considerar que las condiciones externas no han sido las esperadas.

Ciertamente es un crecimiento más bajo del anticipado hace algunos años; es menor al que a todos nos gustaría ver y al que podría aspirar el país, pero sin duda no podemos hacer una abstracción al considerar que también el crecimiento de la economía mundial ha sido mucho menor al anticipado hace años , destacó.

De acuerdo con el banco central, hay sectores de la economía mexicana que no han terminado de despegar , lo que mantiene a la brecha del producto por debajo de su potencial al mes de agosto.

Transición en energéticos

Sobre el hecho de que México mantiene el único registro de inflación en los energéticos entre los 34 miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que, en contraste, traen deflaciones, el banquero central reconoció que México está en un proceso de transición en política de precios de energéticos y de gasolina .

Lo importante es fijarse hacia dónde vamos y el valor de lo que terminó legislando el Congreso de la Unión con la regla de precios para el 2017, en una clara transición (...) hacia un precio de mercado , indicó.

Estamos transitando de un precio determinado administrativamente, refirió, hacia un precio de mercado. Y se está buscando que la transición sea lo más suave posible .

El arreglo que se obtuvo en materia de gasolinas (para el año entrante) es muy bueno porque limita los riesgos al alza en materia de presiones inflacionarias, es un mecanismo adecuado y pertinente el que se está estableciendo, ya que en el 2018 el precio de la gasolina será mucho más flexible , dijo.

Inflación, en 3% hasta el 2017

De acuerdo con el banquero central, la depreciación del peso frente al dólar ha tenido un efecto limitado en la inflación y fijación de precios.

Sí se está reflejando en precios de bienes durables, admitió, pero no ha rebasado hacia otros segmentos, incluyendo las expectativas de inflación que, aseguró, se mantienen bien ancladas.

Prudente, anticipar pago de deuda con remanente del Banco de México

La propuesta del gobierno de utilizar 70% de los remanentes de operación del Banco de México para el pago anticipado de la deuda pública es un acto de responsabilidad y prudencia financiera, aseguró Agustín Carstens.

El gobernador del banco central explicó hacia adelante se perciben condiciones –financieras más astringentes a nivel internacional por las decisiones del Fed (...) y lo que se logra con la legislación es que, lo que el banco pueda otorgar por concepto de la depreciación de sus activos, una vez auditados los estados financieros, se usará por regla para el pago de la deuda . Y eso es precisamente para cuidar la salud financiera del país en su conjunto. De ninguna manera aumentará la capacidad de gasto del gobierno y sí va a aumentar la estabilidad de las finanzas del país , dijo.

Es un acto de responsabilidad que el gobierno haya propuesto que una proporción de los remanentes se vaya al pago de la deuda pública, y es precisamente para que no se vayan los recursos a un mayor gasto, y eso lo que nos da es prudencia financiera a nivel país , aseveró.

Consolidación

Al interior del reporte, los economistas de Banxico explican que, en un contexto de condiciones financieras más astringentes, es fundamental que el país continúe el proceso de consolidación fiscal.

Además de garantizar la sostenibilidad de la deuda pública, evitará presionar a los mercados de fondos prestables en México. En particular, el fortalecimiento de las finanzas públicas contribuiría a la reducción de las primas de riesgo, lo que atenuaría en parte el incremento de las tasas de interés que podría observarse , se lee.

Ahí mismo, explican que este incremento en las tasas podría derivar de un entorno internacional en el que prevalezca una elevada incertidumbre y políticas monetarias más restrictivas por parte de algunos países avanzados, como Estados Unidos y Reino Unido.