Así como los miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) coincidieron en la última reunión de política monetaria, Manuel Sánchez reiteró que el balance de riesgos para la inflación se ha deteriorado, por lo que el desarrollo de éste debe de ser revisado constantemente para conocer su evolución.

Durante su participación en el foro económico de BNP Paribas, el subgobernador del Banxico explicó que debido a este deterioro del balance de riesgos, el organismo monitoreará indicadores como: la revisión a la alza del corto plazo de la inflación por parte de los analistas financieros y la posibilidad de que ésta podría superar 4% por varios meses en este año.

Manuel Sánchez expuso que el alza en la inflación durante los primeros meses del año, que se mantuvo por encima del objetivo del Banxico de 3%, fue producto de la llegada de nuevos impuestos y, con ello, el aumento de los precios del sector público; sin embargo, dichas presiones serán temporales.

La inflación anual en la primera quincena de febrero se redujo, aunque se mantuvo por encima de 4%, lo que podría reforzar la expectativa de que estas presiones sobre los precios se desvanecen , indicó el funcionario.

El subgobernador reconoció que la volatilidad financiera producto de las políticas monetarias de los países desarrollados, así como los efectos derivados de mayores riesgos en algunos mercados emergentes, podrían ejercer presión sobre el tipo de cambio y por ello repercutir en la inflación.