La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) dejó este jueves sin cambio la tasa de interés interbacaria a un día en 8.25%, por cuarta ocasión en el año, en una decisión por mayoría donde uno de los cinco miembros pidió un recorte de 25 puntos base.

Esto se decidió “tomando en cuenta los retos que se enfrentan para consolidar la inflación baja y estable, así como los riesgos a los que está sujeta la formación de precios y las condiciones de holgura en la economía”, detalló el banco central.

En el comunicado, advirtieron que la Junta de Gobierno “tomará las acciones que se requieran (…) de tal manera que la tasa de referencia sea congruente con la convergencia ordenada de la inflación a la meta del Banco de México, en el plazo en el que opera la política monetaria”.

El plazo en el que suele operar la política monetaria, de acuerdo con el Gobernador del Banxico, Alejandro Díaz de León, es de seis a siete meses.

Explicaron que continuarán dando seguimiento cercano a todos los factores y elementos de incertidumbre que inciden en el comportamiento de la inflación y sus perspectivas. Y que la Junta “mantendrá una postura monetaria prudente y dará un seguimiento especial, en el entorno de incertidumbre prevaleciente al trasapaso potencial de las variaciones del tipo de cambio a los precios a la relación a la posición relativa entre México y Estados Unidos”.

Destacaron que persisten riesgos en el contexto externo, en las condiciones de holgura de la brecha del producto y presiones de costos en la economía.

Y resaltaton que “es particularmente importante que además de seguir una política monetaria prudente y firme, se impulse la adopción de medidas que propicien un ambiente de confianza y certidumbre para la inversión, una mayor productividad y que consoliden sosteniblemente las finanzas públicas”.

Pemex, PIB y metas fiscales

Al identificar los riesgos para la inflación, destaca la posibilidad de que la economía requiera un ajuste, ya sea de tipo de cambio real o en las tasas de interés de mediano y largo plazos.

Si fuera el caso, “el Banco de México contribuirá a que dichos ajustes ocurran de manera ordenada, buscando evitar efectos de segundo orden sobre la formación de precios”.

Consignaron que “es necesario atender el deterioro en la calificación crediticia soberana y de Pemex, así como cumplir las metas fiscales del Paquete Económico para 2019”. Y sostuvieron que “es indispensable fortalecer el estado de derecho, abatir la corrupción y combatir la inseguridad”.

Los banqueros centrales remarcan que la información disponible sugiere que en abril, la actividad económica mostró un incremento marginal mes a mes, por debajo del esperado por el mercado. Esgrimieron que destaca una desaceleración en los sectores de servicios, después de la contracción registrada en el trimestre previo, “persistiendo un entorno de debildiad en la mayoría de los componentes de la demanda agregada, especialmente la interna”.

“Así, las condiciones de holgura de la economía se han relagado incluso más de lo previsto (…) el balance de riesgos para el crecimiento se ha tornado más inciero y ha ampliado su sesgo a la baja”.

Suaviza tono Hawkish

Estrategas de Pantheon Macroeconomics, Barclays y Credit Suisse, consideran que el comunicado de Banxico ha suavizado el tono hawkish/Estricto.

Para Alonso Cervera, Director Gerente de Investigación en Mercados Emergentes de Credit Suisse, encuentra “muy sutiles pero poderosos cambios” en el penúltimo párrafo del comunicado del anuncio: Tomar en cuenta las condiciones de holgura en la economía; tomar acciones con base en la información adicional y buscar la convergencia ordenada de la infalción a la meta.

El aviso de un miembro de los cinco de la Junta, que discrepó y pidió un recorte de tasa de 25 puntos base, es visto por el Director de Investigación para América Latina en Barclays, Marco Oviedo, como un indicador interesante al que se debe dar seguimiento en las minutas que se divulgarán el 11 de julio.

Y recuerda que alguna vez, fue el mismo Gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, quien votó en contra de un alza de tasa, hace varios años.

Desde Londres, los estrategas de Pantheon Macroeconomics consideran que la Junta de Gobierno suavizó el tono ante la desaceleracion de la economía y su impacto en la demanda que ha favorecido a reducir la presión sobre la inflación.

Para ellos, el miembro disidente de la Junta de Gobierno que votó por un recorte de 25 puntos base, “probablemente fue Gerardo Esquivel”. En su opinión, los miembros de la Junta están menos preocupados por la inflación y más por los riesgos que pesan sobre la actividad económica.

[email protected]