El Banco de México compró 85 millones de dólares en el mercado de cambios a tenedores de opciones, como parte de un mecanismo para acumular más reservas internacionales.

Mediante las opciones, el banco central puede adquirir hasta 600 millones de dólares mensuales.