El endeudamiento de los bancos portugueses con el Banco Central Europeo subió un 3% en junio, con respecto a mayo, y marcó un nuevo máximo histórico en momentos en que el sector no logra financiarse en ninguna otra entidad debido a la crisis que atraviesa la zona euro.

Portugal es uno de los países que fue rescatado al recibir un paquete de asistencia de 78.000 millones de euros (casi 100.000 millones de dólares) de parte del bloque y del Fondo Monetario Internacional.

El Banco de Portugal informó en su sitio de internet que durante junio el endeudamiento acumulado del sector local trepó hasta 60.500 millones de euros. El anterior récord había sido marcado en mayo, con 58.700 millones de euros.

Las entidades financieras portuguesas quedaron fuera del sistema de fondeo interbancario, aún a pesar de que las principales firmas del sector lograron las metas fijadas por la autoridad europea en materia de requisitos de nuevo capital.