La abundante liquidez en el sistema financiero ha impedido que los mercados se vengan abajo en medio de una coyuntura en la crisis europea que está lejos de ser solucionada. Detrás estaría la laxitud monetaria de los principales bancos centrales y el próximo miércoles volverá a ser un día clave ante la subasta programada por el Banco Central Europeo (BCE).

Ésta será la segunda subasta de liquidez en préstamos preferenciales a tres años que realiza el instituto central, lue¬go de la realizada el 21 de diciembre por un monto histórico de 489,000 millones de euros, con la idea de que si los bancos eran capaces de cubrir sus necesidades de liquidez podrían poner más dinero en circulación y los beneficiados serían las empresas y las familias.

No obstante, los préstamos no fue¬ron dirigidos a los consumidores, sino colocados de vuelta al mismo BCE, por lo que esta subasta podría no ser recibida con buenos ojos.

Para esta ocasión, el mercado espera que se adjudiquen préstamos entre 400,000 y 500,000 millones de euros, aunque hacia el viernes la expectativa rondaba los 470,000 millones, por debajo de lo colocado la primera, mencionó Livia Honsel, gerente de Economía Internacional de Banorte-Ixe.

La subasta del miércoles seguirá sin tener un efecto inmediato sobre la economía real porque los bancos continuarán restringiendo el crédito a los hogares y a la empresas , destacó Honsel.

En diciembre, los créditos crecieron 1.6%, su menor ritmo en 11 meses en la zona euro y se espera que en ene¬ro la tasa sea menor, del orden de 1.5 por ciento.

De acuerdo con Capital Economics, estas cifras añaden preocupaciones a la efectividad de las inyecciones del BCE, aunque indicó que podría ser demasiado pronto para ver un efecto real derivado de la primera subasta.

De acuerdo con Mario Draghi, presidente del BCE, la inyección neta de liqui¬dez en diciembre fue sólo de 210,000 millones de euros y esto no se reflejó en la economía real porque es probable que lo bancos simplemente recompraran sus propios bonos , según dijo a The Wall Street Journal en una entrevista. Hemos evitado una crisis de crédito peor .

MERCADOS ALCISTAS

Con esto en mente y esperando los primeros indicadores económicos del año en Estados Unidos, las bolsas podrían sostener su tendencia alcista. La noticia sin duda será positiva para los mercados internacionales, pero no esperamos una reacción tan positiva como en enero , destacó Arturo Espinoza, estratega de Renta Variable de Santander.

En diciembre pasado, la inyección representó un parteaguas para la confianza de los inversionistas en un entorno de elevada aversión al riesgo, pero en los últimos dos meses las condiciones han mejorado significativamente , finalizó.

No obstante, la tendencia alcista en las bolsas se sostendrá ya que los niveles de liquidez son muy altos a nivel global, lo que puede ge¬nerar pocos ajustes de baja en el mercado , según menciona Invex en una nota. En este sentido, cabría espe¬rar que el efecto más significativo de la inyección vuelva a apreciarse en los rendimientos de la deuda de los paí­ses periféricos, según destacó Banorte-Ixe.

En el plano económico, en Estados Unidos se publicarán datos de vivienda, manufactura y la segunda lectura del PIB al cierre del 2011. En tanto, en Europa será una semana para que los miembros de la región voten en sus parlamentos el rescate griego.