El recorte de calificación que sufrió la deuda soberana de España también impactará en las notas financieras de los bancos de origen español, anticiparon analistas financieros de Standard and Poors (S&P).

En conferencia telefónica, para explicar las razones de la degradación de la nota crediticia de España, la directora de evaluaciones para Europa de S&P, Myriam Fernández de Heredia, aclaró que es precisamente la situación financiera de la banca uno de los factores que motivó el recorte de dos escalones de la nota soberana.

El deterioro de la actividad económica y el mayor número de desempleados ha terminado por lesionar al negocio bancario, poniéndolo más vulnerable a los choques, refirió.

El apoyo al sector bancario a través del Fondo de Garantía de Depósitos tendrá un costo equivalente a 3.75% del PIB. Este volumen eleva el riesgo asociado a pasivos contingentes de bajo a moderado , aclaró.

De acuerdo con su análisis, en los últimos tres años ha aumentado la dependencia de la banca comercial española de fuentes de financiamiento externas a niveles considerablemente superiores a lo que esperábamos .

LIMITADO CONTAGIO ?A SUBSIDIARIAS

Aparte, la directora senior de instituciones financieras en América Latina, Angélica Bala, precisó: La vulnerabilidad de las subsidiarias de América Latina respecto de los bancos europeos es baja y no pensamos que vaya a afectarles en el mediano plazo . Fijó en 40% la probabilidad de que se presente un impacto de la recesión de España en las subsidiarias de América Latina o en la disponibilidad de crédito para la región.

Existe una diferencia entre las calificaciones de los bancos de Europa y sus subsidiarias de América Latina. Las instituciones de Europa tienen calificaciones de A y AA , mientras las de subsidiarias de América Latina son de BBB , a excepción de los bancos de Chile, cuya calificación si está más próxima a la AAA , refirió.

Argumentó que el perfil crediticio individual de los bancos es relativamente bueno y está cerca o por arriba de las calificaciones soberanas de los países donde operan, están limitados por las soberanas, particularmente por la relación entre bancos y gobierno, en carteras de inversión y crédito .

Finalmente, vio poco probable que las subsidiarias latinoamericanas sean vendidas en el corto plazo, pues consideran que son estratégicamente importantes y en algunos casos hasta fundamentales para sus casas matrices.

ymorales@eleconomista.com.mx