El acuerdo récord anunciado en febrero entre cinco de los mayores bancos estadounidenses y las autoridades para poner fin a demandas vinculadas al escándalo de los embargos inmobiliarios irregulares implica el pago de 25,000 millones de dólares por parte de algunas de las mayores instituciones financieras de Estados Unidos.

Los detalles del acuerdo divulgados ayer revelan que Bank of America deberá pagar 11,820 millones de dólares; Wells Fargo, 5,350 millones; Citigroup, 2,200 millones, y JP Morgan, 5,290 millones. Ally Financial, por otro lado, deberá abonar 310 millones.

El escándalo de los embargos inmobiliarios irregulares estalló en el otoño del 2010 con la revelación de que varios de los más grandes bancos estadounidenses, particularmente JP Morgan y Bank of America, habían embargado bienes inmobiliarios siguiendo procedimientos dudosos.

Específicamente algunos empleados firmaron documentos de embargo sin haberlos leído o sin la presencia obligatoria de agentes homologados para validar esas formalidades. En otros casos, omitieron proponer soluciones alternativas a los embargos o registraron documentos equivocados en los tribunales para proceder a esos embargos.

En un país en el que se embargaron millones de viviendas desde el 2008, estas revelaciones provocaron indignación.

El acuerdo al que llegaron bancos, por un lado, y autoridades de 49 de los 50 estados de la Unión, así como autoridades federales, por otro, marcará -según el presidente Barack Obama-, el fin de una era de excesos, que ha causado enormes daños .