Santander, BBVA y La Caixa harán el mayor aporte al fondo de ayuda a las regiones que empezaría a operar a finales de septiembre, dijeron fuentes bancarias próximas a las negociaciones.

Cada una de esas tres entidades, las mayores del país, prestaría hasta 1,600 millones de euros al fondo, del total de 8,000 millones que está previsto que aporte la banca. El fondo busca cubrir las necesidades de financiación de las comunidades autónomas, que tienen el acceso prácticamente cerrado a los mercados.

Banco Sabadell y la nacionalizada Bankia contribuirían con 800 millones de euros cada una. Otra fuente bancaria, que explicó que las negociaciones todavía están abiertas, señaló que otros bancos medianos como Popular podrían incorporarse a la línea de crédito.

La tasa de interés del crédito, que según una fuente bancaria tendrá un plazo de tres años y medio, rondaría el 4.5%, en línea con lo que el Tesoro español paga para sus emisiones a cinco años.

Ninguno de los bancos involucrados quiso hacer declaraciones, mientras el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, se limitó a señalar que la línea de crédito se formalizará en los próximos días.

La línea de crédito regional, que se verá reforzada con 4,000 millones de euros más aportados por el Tesoro y 6,000 millones a través del rentable holding de loterías estatal, empezará a estar disponible a partir de finales de septiembre con unos 3.000 millones de euros.

Ante las dificultades de crédito y un fuerte recorte en sus calificaciones, se espera que la mayoría de las 17 comunidades autónomas españolas -que junto con ayuntamientos son responsables de alrededor del 50% del gasto público- se acojan al mecanismo de ayuda.

Formalmente solicitaron ayuda los gobiernos de Valencia y Catalunya, las dos comunidades más endeudadas del país.

Las acciones de Santander cerraron el miércoles con una subida del 1.28%, mientras que las de BBVA ganaron un 0.92 por ciento.