La crisis que se vive en el sector energético, principalmente en el petróleo, ya ha comenzado a sentirse en los principales bancos de Estados Unidos. Ayer presentaron sus resultados financieros para el primer trimestre del 2016 Bank of America y Wells Fargo (dos de los cuatro más grandes por tamaño de activos) y ambos destacaron el incremento de sus reservas para cubrir préstamos incobrables de empresas, principalmente relacionadas con la energía.

Apenas la víspera, el Fondo Monetario Internacional (FMI), en el marco de las Reuniones de Primavera celebradas en Washington, alertaba sobre el riesgo que enfrentan los bancos y los gobiernos por las deudas que tienen empresas ligadas al sector petrolero.

De acuerdo con su reporte, Bank of America registró en el primer trimestre del 2016 una ganancia de 2,200 millones de dólares, 18% menos que el mismo periodo del año anterior.

Este banco, el segundo más grande de Estados Unidos, tiene una cartera importante para el sector petrolero y del gas. Por ello, decidió aumentar sus provisiones a casi 1,000 millones de dólares en el trimestre, ante posibles pérdidas relacionadas con el impago principalmente de empresas del sector, aunque los préstamos considerados de alto riesgo a estos rubros representarían menos de 1% de los créditos.

La desaceleración de la economía mundial, la volatilidad del mercado y la incertidumbre sobre las tasas de interés también influyeron en una menor intermediación; No obstante, a decir de directivos, el banco se benefició del negocio de consumo y comercial.

Este trimestre nos beneficiamos de la banca de consumo y la banca comercial , dijo Brian Moynihan, consejero delegado de Bank of America.

En tanto, Paul Donofrio, director financiero, destacó que en un entorno difícil y volátil, el banco se ha mantenido fiel a sus estrategias.

Wells Fargo, por su parte, otro de los principales cuatro bancos de Estados Unidos, reportó en el primer trimestre una utilidad de 5,500 millones de dólares, 6% menos.

Este resultado se dio en parte porque también aumentó sus reservas a poco más 1,000 millones de dólares para cubrir préstamos incobrables en el portafolio de energía, que representarían 2% del total.

Los problemas inherentes a la industria energética y las bajas tasas persistentes impactaron en nuestros resultados. Nuestro modelo de negocios diversificado fue de nuevo beneficioso para nuestros resultados , indicó John Shrewsberry, director financiero.

Hoy viernes toca el turno a Citigroup, el banco más grande Estados Unidos, reportar su información financiera del primer trimestre del 2016.

Por su parte, los bancos mexicanos que cotizan en Bolsa comenzarán con sus reportes en los próximos días. Directivos de diferentes instituciones consultados en días pasados aseguraban hasta ese momento no tener problemas de impago con Petróleos Mexicanos. (Con información de Reuters y AFP)