Los bancos comerciales de Grecia quebrarán si el gobierno de ese país decide realizar una reestructuración de 50% de su deuda, según estimaciones del equipo de análisis de JP Morgan.

Cuando los bancos internacionales comenzaron a deshacerse de los títulos emitidos por el gobierno griego, las instituciones financieras locales compraron esta deuda.

En una nota emitida a sus inversionistas en Europa, la firma explicó que el impacto de la reestructura de la deuda pública arrastrará también a los tenedores de títulos corporativos griegos.

Bonos que, según los analistas de la correduría, ascienden a 116,600 millones de euros.

En total, entre las posiciones en deuda pública y la del sector privado, la exposición de la banca europea a Grecia asciende a 167,500 millones de euros, según JP Morgan.

Tal como se observa en las estadísticas del Banco de Pagos Internacionales, JP Morgan precisó que la mayor parte de los títulos en poder de bancos extranjeros es administrada por bancos franceses. Estima en 69,200 millones de euros el valor de estos títulos.

Mientras, los bancos alemanes mantienen bonos griegos por 50,900 millones de euros.

EVIDENCIAS

Según el análisis de Nicola Mai, las entidades griegas mantienen 49,500 millones de euros en bonos soberanos de su país. Y ya cotizan en la Bolsa de Atenas a un precio que asume un impago de la deuda de 35 %, evidenció.

Al analizar la reestructura inminente de la deuda griega, el autor prevé que se impondrá mayor presión sobre los países periféricos del Mediterráneo, es decir Portugal, Irlanda y España.

[email protected]