La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) mantuvo sin cambio la tasa de fondeo interbancaria en 7.50% por segunda vez consecutiva, en reconocimiento de que la inflación mantiene cuatro meses en disminución, y que las expectativas de la misma han bajado.

Además, advirtieron que están dispuestos a propiciar un ajuste cambiario ordenado, si se materializan riesgos donde la moneda nacional continúe presionada.

“En caso de que la economía enfrente un escenario que requiera un ajuste del tipo de cambio real, el Banco de México estará atento a que éste se presente de manera ordenada y sin efectos de segundo orden sobre el proceso de formación de precios”, detallaron en el comunicado del tercer anuncio monetario del año.

Analistas de Pantheon Macroeconomics descartan que se trate de una pausa en la política monetaria, pues en el mismo texto del comunicado, los miembros de la junta “dejaron entreabierta la puerta a una nueva alza”.

Así, los miembros del cuerpo colegiado del banco central detallaron en el comunicado que “de ser necesario, la política monetaria actuará de manera oportuna y firme para lograr la convergencia de ésta a su objetivo de 3% y fortalecerá el anclaje de las expectativas de inflación de mediano y largo plazos”.

La transcripción de la discusión de los miembros de la Junta de Gobierno para tomar esta decisión será la primera a disposición del público, conforme a las modificaciones de los criterios de comunicación y transparencia de los anuncios monetarios, anunciadas al iniciar el mes de mayo. Pero su divulgación estará lista hasta dentro de tres años, (mayo del 2021), conforme a lo dispuesto por ellos mismos.

Elecciones presionarían al peso

Detallaron que la presión al peso puede responder “tanto al entorno de mayores tasas externas y la fortaleza del dólar, como a la incertidumbre asociada a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el proceso electoral del presente año”.

Éste es el tercer anuncio monetario consecutivo donde el cuerpo colegiado del banco central refiere al proceso electoral como un factor de riesgo para la cotización del peso frente al dólar.

La guía de acciones futuras

En el comunicado, la Junta de Gobierno, liderada por Díaz de León, advierte que para guiar sus acciones de política monetaria darán seguimiento al traspaso potencial de las variaciones del tipo de cambio a los precios; a la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos y a la evolución de las condiciones de holgura en la economía.

Precisamente acerca de la economía, aseguran que “seguirá transitando por un panorama complejo tanto en el ámbito externo como en el interno, lo que hace particularmente relevante que, además de seguir una política monetaria prudente y firme, se impulse la adopción de medidas que propicien una mayor productividad y reiteró la pertinencia de que se consoliden sosteniblemente las finanzas públicas.

Asimismo, señalaron que pese a que la economía se encuentra en mejor posición para enfrentar posibles escenarios adversos “el balance de riesgos para el crecimiento continúa sesgado a la baja dada la incertidumbre que aún prevalece”.

ymorales@eleconomista.com.mx