El Reino Unido está un poquito mejor preparado para afrontar posibles alzas de tasas de interés, dijo el viernes el vicegobernador del Banco de Inglaterra, Ben Broadbent, un día después de que el banco central afirmara que los costos de endeudamiento podrían subir más de lo esperado por los mercados.

Creo que puede haber alguna posibilidad de que las tasas de interés aumenten un poco , dijo Broadbent a la BBC. No hay que exagerar. Cuando ocurra, se hablará mucho sobre si es la primera alza desde equis tiempo, pero es sólo un aumento de tasas y hemos asimilado perfectamente alzas de esta magnitud en el pasado , declaró.

El Banco de Inglaterra (BoE, por su sigla en inglés) no ha subido el precio del dinero en más de una década, pero ha anticipado que podría hacerlo, posiblemente a partir del 2018, ya que la inflación se mantiene por encima de su meta de 2% y el desempleo en un mínimo de cuatro décadas.

Sin embargo, el organismo también dijo el jueves que estaba preocupado por el impacto del Brexit en la economía del Reino Unido, lo que plantea interrogantes sobre cuánto podrían subir las tasas de interés.

Broadbent dijo que la incertidumbre sobre el Brexit parecía estar retrasando las nuevas inversiones de las empresas, a pesar de un aumento de las ganancias para los exportadores después de la caída en el valor de la libra desde que los británicos votaron en junio del año pasado a favor de salir de la Unión Europea.

También dijo que las autoridades de política monetaria del BoE no estaban muy preocupadas por las deudas de los hogares británicos porque el crédito al consumidor, en relación con los ingresos, permanecía muy por debajo de los niveles antes de la crisis financiera.

Mantiene las tasas bajas

El BoE decidió el jueves pasado mantener bajas las tasas de interés al vaticinar que el crecimiento económico este año y el siguiente será más débil de lo calculado, debido a que los ingresos se verán presionados por la inflación a raíz del Brexit.

La Comisión de Política Monetaria del banco votó, con seis a favor y dos en contra, por mantener las tasas de interés en 0.25% en medio de la incertidumbre sobre el futuro económico de la Gran Bretaña tras su salida del bloque. El banco además redujo su pronóstico de crecimiento económico para este año de 1.9 a 1.7%, y de 1.7 a 1.6% para el año entrante.

El director del banco, Mark Carney, dijo que muchas empresas están reduciendo sus gastos debido a la incertidumbre sobre el futuro de las relaciones entre la Gran Bretaña y la UE, y en momentos en que la población general está restringiendo sus compras debido a que la debilidad de la libra ha hecho más caros los productos extranjeros. Las negociaciones entre las partes están apenas en sus etapas iniciales, y las discrepancias sobre inmigración y sobre las obligaciones financieras están poniendo en peligro el deseo del Reino Unido de seguir teniendo acceso al mercado común europeo.

La incertidumbre en torno al Brexit está afectando las decisiones de las empresas y de los ciudadanos y está deprimiendo tanto la oferta como la demanda , dijo Carney a reporteros luego de que el banco emitió su reporte económico.