Las acciones del quinto banco cotizado español, Banco Popular, se desplomaban más de un 10% al reanudar su cotización en la Bolsa de Madrid, después de anunciar un proyecto de ampliación de capital de hasta 2,500 millones de euros y la suspensión del dividendo en octubre.

A las 10H00 GMT, las acciones perdían un 12.29% hasta los 1.492 euros, a la inversa de la tendencia del mercado (+0.60%), tras haber sido suspendida la cotización del banco a principios de la mañana.

El plan anunciado por el banco tiene como objetivo cubrir las necesidades en capitales, cifradas el viernes en 3,200 millones por la auditoría del sector, realizada por el gabinete estadounidense Olivier Wyman.

"Banco Popular presenta un nuevo plan de negocio que cubrirá los requisitos de capital derivados de la prueba de esfuerzo de ¡el gabinete de auditoría estadounidense! Oliver Wyman y la totalidad de las provisiones requeridas por los distintos reales decretos" del gobierno españo, explicó el banco el lunes en un comunicado.

La ampliación de capital "cuenta ya con el apoyo de diferentes bancos de inversión", aseguró el banco y "está destinada a los accionistas actuales de Banco Popular, que tendrán derecho de suscripción preferente, si bien también está destinada a nuevos inversores institucionales y minoristas".

RDS