El banco central de Canadá mantuvo el miércoles su tasa de interés clave en 1.25%, después de haber aumentado un cuarto de punto en enero, en un contexto económico "más débil" de lo esperado en el primer trimestre.

La institución explicó que el endurecimiento de las normas hipotecarias en el mercado inmobiliario y la disminución de las exportaciones, "debido a la congestión de infraestructuras de transporte", están en la raíz de la desaceleración del crecimiento.

"Se espera que la debilidad en los sectores de vivienda y exportación se disipe en el transcurso de 2018", dijo el ente en su comunicado.

El banco central saluda "la dinámica de la inflación" —que, con una tasa cercana al 2%, será un poco más alta este año de lo anticipado en enero— y "el crecimiento de los salarios" en todo el país.

Para el contexto internacional, la economía "es un poco más fuerte de lo previsto en enero" con pronósticos de crecimiento y producción "en varias de las principales economías avanzadas".

Sin embargo, este optimismo se ve atenuado por "la escalada de conflictos geopolíticos y comerciales que arriesgan socavar el crecimiento mundial", particularmente bajo el proteccionismo de Estados Unidos.

En Canadá, el banco central pronostica un crecimiento del PIB de "aproximadamente 2.0% en 2018 y 2019, y 1.8% en 2020".

El FMI rebajó su previsión de crecimiento para este año en Canadá a 2.1% desde el 2.3% estimado previamente, y mantuvo su pronóstico de un aumento del 2% en el PIB para 2019.

abr