El banco central de Brasil recortó el jueves su pronóstico de crecimiento económico para 2020. Se espera una caída de la economía (PIB) de 6.4% desde cero debido a la crisis del Covid-19, y advirtió que la incertidumbre sobre el ritmo de recuperación en el segundo semestre sigue siendo inusualmente alta.

En su informe trimestral de inflación, el banco central también dijo que la economía requería un estímulo extraordinario, pero agregó que el margen para una mayor flexibilización de las políticas era pequeño, en gran parte debido al deterioro del panorama fiscal.