El impacto del coronavirus en la economía de México, podría derivar en que el Producto Interno Bruto (PIB) caiga en el 2020 entre 3 y 5%, con un pronóstico más orillado a este último, estimó Banco Base.

Gabriela Siller, directora de análisis económico y financiero del banco explicó que la situación por la que se atraviesa a nivel mundial no tiene precedentes en la historia reciente, y por lo tanto hay muchas posibilidades de impactos económicos.

“Estamos en una crisis global a la que México entró con estancamiento económico. Como ya se tenía falta de confianza entre los consumidores y las empresas, la caída del PIB podría ser más severa y con mayor duración que en otros países con una mejor situación económica pre crisis”, señaló.

En videoconferencia, la economista destacó que la intensidad del golpe sobre la economía mexicana dependerá de cinco factores principales:

  • El número de infectados, decesos y duración del virus
  • La percepción de riesgo sobre la economía local
  • El impacto sobre la economía estadounidense
  • La afectación en la movilidad de las personas y mercancías
  • La efectividad de la política fiscal

Ante ello, Banco Base se ha planteado diferentes escenarios, siendo el más pesimista de una caída de -8.0%, ello, en el caso de que la economía de Estados Unidos cayera 2.5% o más.

Sin embargo, el escenario pesimista, que es hacia el que más se inclina este banco, es que la economía local se contraiga entre 3 y 5%; y el más optimista, que ven poco viable, es que el PIB muestre una caída de apenas 1.0 por ciento.

“El escenario optimista es que el coronavirus desapareciera en el segundo semestre, pero de acuerdo con los epidemiólogos tienen una baja probabilidad de ocurrencia”, explicó la especialista.

Añadió: “ahorita seguimos pensando que puede estar (la contracción del PIB) entre -3 y -5%; es nuestro escenario central en abril, pero dependerá de varios factores”.

Jesús López, subdirector de análisis económico y financiero del Base, agregó que se estima un choque más fuerte en el segundo trimestre, cuando la economía podría caer 7 por ciento.

Siller comentó que para sortear la crisis sería necesario aplicar una política fiscal expansiva, tratando de salvar los empleos de las industrias más vulnerables como turismo, esparcimiento, preparación de alimentos y algunos sectores de manufactura.

“También con proyectos de infraestructura de corto plazo como renovación de carreteras, esto después de que termine la contingencia”, expuso.

Señaló que los apoyos a las personas más vulnerables también son deseables, pero no suficientes.

kg