El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo que el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD), el Banco BRICS, necesita prestar más a Brasil. “Tenemos que trabajar juntos para corregir el desequilibrio en detrimento de Brasil en la cartera de financiación del Nuevo Banco de Desarrollo”, comentó, en un discurso frente a empresarios del Consejo Empresarial de los BRICS y responsables del propio NBD.

La declaración se hizo en un discurso pronunciado durante el diálogo entre los líderes de los BRICS, el NBD y el consejo corporativo del grupo, en el Palacio de Itamaraty.

Para los empresarios, Bolsonaro también ha optado por la política económica de su gobierno, citando privatizaciones y concesiones, buscando el equilibrio fiscal y mejorando el entorno empresarial. “Les aseguro a los miembros de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica (BRICS) y a los empresarios brasileños que sigo comprometido con la reconstrucción de nuestra economía a través de la reforma”, dijo.

Bolsonaro también habló sobre la política exterior de su gobierno, que pone a Brasil primero. “La política exterior de mi gobierno tiene los ojos puestos en el mundo, pero antes que nada en Brasil”, aseguró. Y entre los objetivos de su administración, destacó la creación de “más y mejores empleos”, aumentando los ingresos y mejorando la salud pública.

Los BRICS ganarán más importancia en la economía mundial en los próximos años, dijo Bolsonaro. “Hoy la relevancia económica de BRICS es aún más incuestionable (que cuando se creó el grupo) y seguirá creciendo en las próximas décadas”, dijo en su discurso. Según él, los avances realizados por BRICS desde su fundación crearon las condiciones para que el grupo exigiera “una gobernanza internacional más inclusiva”.

Los mandatarios de los BRICS urgieron también a superar los “desafíos significativos” que enfrenta el multilateralismo y a evitar medidas “proteccionistas”, en referencias implícitas a la política comercial del presidente Donald Trump.