La Unión Europea (UE) se comprometió a imponer tasas a los bancos para evitar que en el futuro las crisis financieras recaigan en el bolsillo de los contribuyentes, una iniciativa que trasladarán a la Cumbre del G-20 de fines de junio en Toronto, Canadá.

Los jefes de Estado y de gobierno de la UE, reunidos en Bruselas, acordaron introducir tasas sobre las entidades financieras para garantizar una carga justa de los costos que suponen las intervenciones en entidades en apuros, según las conclusiones adoptadas.

Francia y Alemania lideraron los esfuerzos para acordar una postura del colectivo europeo, previo a la reunión de los 20 países más desarrollados y emergentes (G-20) sobre regulación financiera, la cual se celebrará los días 26 y 27 de junio en Toronto.

Ambos países son del todo favorables para que aquellos que provocaron la crisis sean llamados a pasar por caja , indicó la canciller alemana, Angela Merkel.

La última reunión preparatoria del G-20, celebrada a principios de junio en Corea del Sur, no permitió despejar el camino para imponer a nivel mundial una tasa a los bancos. La iniciativa obtuvo el apoyo de Estados Unidos, pero Canadá, Brasil, Australia e India se opusieron.

Sin embargo, los europeos están convencidos de que la introducción de esa tasa es indispensable para evitar que se repitan los masivos rescates públicos que los gobiernos debieron aprobar para minimizar el riesgo de colapso del sistema bancario.

Darán a conocer el estado de la banca europea

Los líderes de Europa acordaron además dar a conocer los resultados de las pruebas de tensión a sus grandes bancos el próximo mes y endurecer las normas presupuestarias de la Unión Europea, medidas que buscan recuperar la confianza en la moneda del bloque.

Acordamos que pruebas de resistencia de los bancos serán publicadas a más tardar en la segunda quincena de julio , dijo el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, en una rueda de prensa.

La Canciller alemana afirmó que la intención era divulgar los resultados banco por banco y que los ministros de Finanzas de la UE definirían los detalles en las próximas semanas.

El presidente Nicolas Sarkozy comentó: Hay una decisión de llevarlas a cabo en todos los países, institución por institución .