Los bancos y fondos de jubilación griegos tenedores de obligaciones emitidas por el estado griego están "listos" para participar en el proceso llamado de 'roll over' de la deuda, o proceso de Viena, propuesto por el BCE, afirmó el ministerio de Finanzas de Grecia.

"Es evidente que los tenedores griegos de la deuda pública de Grecia, así como también bancos y fondos de jubilación, están listos para participar en este proceso" (de Viena), dijo el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, en conferencia de prensa.

Según el proceso de "roll over", o iniciativa de Viena, los acreedores mantienen, si así lo desean, sus posiciones. Cuando se cumple cada vencimiento de la obligación, los acreedores compran títulos por un importe equivalente a la suma que se les ha reembolsado.

Ello permite de forma mecánica dilatar progresivamente los vencimientos de la deuda griega, y evitar que se produzca lo que en la jerga de los mercados se denomina "incidente de crédito", que podría suponer una suspensión de pago.

Ello ocurríría si se desencadena el pago de los CDS (credit default swaps), contratos de cobertura contra los impagos.

La "iniciativa de Viena" se produjo en 2009 cuando varios bancos acudieron en ayuda, mediante este mecanismo, de varios países del Este europeo con serias dificultades financieras.

RDS