La banca de Europa carece de capital suficiente para enfrentar las consecuencias de un default de Grecia, coincidieron catedráticos del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) y del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de México (ITESM).

De acuerdo con Luis Guillermo Colín, catedrático del ITESM, los bancos europeos en general no han elevado su capital ni han saneado sus carteras para resistir los problemas que traerá consigo la debacle financiera de Grecia.

Aun cuando las entidades han reducido su tenencia sobre aquel país en 30%, según datos del Banco Internacional de Pagos, todavía tienen unos 2 billones de títulos de riesgo relacionado con los otros países de la llamada periferia de la eurozona, que son Portugal, Irlanda, España e Italia.

POSIBLE CRISIS BANCARIA

Así que el impacto de la crisis griega en los mercados y el fondeo para esos cuatro países podría poner en riesgo la estabilidad de las carteras financieras de bancos europeos, detalló.

De ahí el interés de Francia y Alemania por fondear el siguiente rescate para que Grecia pague sus vencimientos más próximos, reveló. Ya no es tanto su interés la estabilidad de Grecia y la Unión Monetaria como sí lo es evitar una crisis bancaria de la zona, aseguró.

Raúl Feliz, catedrático del CIDE, explicó que una reestructuración de la deuda griega significaría grandes pérdidas para los tenedores de bonos griegos, situación que lesionaría aún más las finanzas de bancos y fondos que no han terminado de sanear sus balances.

Según el experto, es este riesgo el que ha evidenciado el FMI cuando sugiere acelerar el ritmo de construcción de reservas contra pérdidas de activos.

Analistas de Goldman Sachs ya habían estimado que la eventual quiebra de Grecia generaría pérdidas a la banca europea que estarían entre los 13,000 y los 41,000 millones de euros. El mayor impacto ante un default, lo absorberían los propios bancos griegos, que concentran 63% de los títulos.