Los bancos alemanes deberán pagar un impuesto de entre 5 y 15% de su ganancia anual para financiar parte del costo de la crisis financiera, según el borrador de un proyecto obtenido por Reuters el lunes.

El porcentaje de la tasa dependerá del volumen de negocios de cada banco y de su importancia para todo el sistema en su conjunto, dice el borrador.

El gobierno alemán espera recaudar más de 1,000 millones de euros por año con este nuevo impuesto.

El nivel de impuesto se obtendrá al restarle al pasivo del banco su capital y sus contribuciones no bancarias.

Otro componente en la ecuación sería el volumen nominal de derivados fuera de la hoja de resultados, según el borrador.

Un periódico reportó el lunes que un grupo de expertos que asesoran a la canciller alemana, Angela Merkel, quiere que el nuevo impuesto genere recursos por más de 1,200 millones de euros por año.

Alemania, Francia y Gran Bretaña han dicho que quieren coordinar sus planes para gravar al sector financiero para asegurarse que el campo queda nivelado.

RDS