El balance consolidado del Banco Central Europeo (BCE) ha superado por primera vez en la historia de la institución el umbral de los 4 billones de euros. Una cifra que equivale a 38.2% del Producto Interno Bruto (PIB) de la zona euro y prácticamente duplica el dato anterior a la decisión de la entidad presidida por Mario Draghi de lanzar en marzo del 2015 un programa de compra de activos públicos.

De este modo, el balance del BCE representa casi el cuádruple del PIB de España y es 31% superior al de Alemania, superando la suma de las economías de Francia e Italia e igualando prácticamente el nivel alcanzado por la Reserva Federal, con 4.47 billones de dólares.

Expansión cuantitativa

El balance del banco central se situaba en 2.13 billones de euros a principios de marzo del 2015, antes de que el BCE se embarcase en un plan de expansión cuantitativa con la expectativa inicial de superar los 3 billones. Una barrera que la institución rebasó en abril del 2016 y que no ha parado de crecer desde entonces.

En la semana que concluyó el pasado 31 de marzo y debido en gran parte a la actualización trimestral del valor de las partidas del balance, así como a la liquidación de la cuarta subasta de la segunda serie de operaciones de financiamiento a plazo más largo con objetivo específico (TLTRO-II), el balance del banco central se disparó en 223,693 millones respecto a la semana precedente.

En concreto, la expansión de los últimos siete días del primer trimestre corresponde en 208,176 millones de euros a las operaciones realizadas, mientras que los ajustes de fin de trimestre engordaron el balance en 15,517 millones.

Entre las principales partidas del activo del balance de la institución, las tenencias del Eurosistema de valores mantenidos con fines de política monetaria, que incluye los distintos programas de compras del BCE, alcanzaron 1,887 millones, después de sumar 14,336 millones de euros por operaciones, que se ajustaron a la baja en 5,911 millones al cierre del trimestre.

Por otro lado, las tenencias de valores negociables distintos de los mantenidos con fines de política monetaria se situaron en 305,700 millones de euros, tras registrar un descenso de 4,100 millones.

Durante la última semana de marzo, venció una operación de financiamiento a plazo más largo por importe de 2,700 millones de euros y se liquidó otra nueva de 1,300 millones. Mientras que se reembolsaron antes del vencimiento 16,700 millones de euros adjudicados en la primera serie de operaciones de financiación a plazo más largo con objetivo específico (TLTRO-I). Asimismo, se liquidó la cuarta subasta de la TLTRO-II por 233,500 millones de euros y vencimiento a 1,456 días.