Boadilla del Monte, ESPAÑA.- En España los precios de las viviendas han caído 25% luego de que estalló la crisis del ladrillo, y aún no han tocado fondo, advirtió Alejandra Kindelán, subdirectora general de Estudios de Santander, quien vaticinó que éstos caerán otro 10 o 15%, aunque no hay un riesgo real adicional .

El precio de una vivienda pasó de 800,000 euros en el punto más alto de la burbuja inmobiliaria a sólo 60,000 euros hace unas semanas, esto son los niveles de la década de los 60, explicó la directiva en el marco del XI Encuentro Santander América-Latina.

Acompañada por Antonio Cortina, subdirector de estudios económicos de Santander y de José Antonio Àlvarez, director general financiero del banco, Kindelán dijo que debe haber un ajuste en el sector inmobiliario.

Y mientras en las calles de Madrid es común ver los letreros de Se vende en todo tipo de viviendas, desde el departamento del barrio más modesto hasta La Gran Vía y La Castellana, los directivos de Santander destacan que la banca ha tenido que asumir una caída de 80% en el suelo y de 65% en las viviendas tomadas –ellos no dicen embargada-, luego de que sus dueños no pudieron cumplir a tiempo con el pago de su hipoteca.

Queremos sacar esos inmuebles lo antes posible , dice José Antonio Álvarez.

Las hipotecas en España son hasta de 35 años, y la tasa por lo general es variable.

RDS