El acuerdo pactado entre el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y gobernadores de la frontera norte para reducir el Impuesto al Valor Agregado y el Impuesto sobre la Renta podría tener un impacto positivo en la inversión, particularmente de esa zona del país, estimó el director general de Investigación Económica del Banco de México (Banxico), Daniel Chiquiar.

“Habría que hacer los cálculos (...) pero de que son medidas que pueden, en un principio, inducir la inversión en la región, sí podría ser el caso”, reconoció.

En conferencia de prensa, tras presentar los resultados de la encuesta trimestral que aplica entre empresarios de todo el país para desarrollar su Reporte de las Regiones, explicó además que las nuevas cláusulas del sector automotriz, incluidas en el acuerdo de principio entre Estados Unidos y México, serán también favorables.

No obstante, matizó que al tomar en cuenta que también convinieron subir el salario mínimo en aquella región podría suponerse un efecto “ambiguo” en la actividad e inflación.

En la presentación del reporte, admitió que el aumento de precios de energéticos que se ha presentado en todo el país desde junio ha superado en magnitud al observado en enero del 2017, cuando inició la liberalización del precio de energéticos.

“Y por tratarse de un precio relativo, la política monetaria no es el mejor instrumento para abatirlo”, consignó.

Explicó que la política monetaria actúa para evitar efectos de segundo orden más allá del impacto natural de efectos indirectos en otros sectores. Y que desde la última semana de agosto, cuando presentó Banco de México su reporte trimestral, dejaron claro que la trayectoria al alza de la inflación desde junio estaba explicada por la no subyacente, en particular, por los energéticos. Y que, por tanto, el enfoque de la política monetaria sería el comportamiento de la inflación subyacente.

Impulso micro detonará crecimiento

El funcionario explicó en las conclusiones que la estabilidad macroeconómica ha resultado insuficiente para conseguir un crecimiento económico mayor, por lo que sugirió generar el impulso ahora, a través de esquemas microeconómicos.

“La estabilidad macroeconómica en sí misma es necesaria, pero no es suficiente para impulsar un mayor crecimiento en la economía. Para ello se requiere una estrategia de mejoramiento de las características microeconómicas del país”.

Detalló entonces que se requiere, en cada región del país, el fortalecimiento institucional, el respeto al Estado de Derecho, mejorar las condiciones para hacer negocios, favorecer la inversión y preparación del capital humano.

Sólo así se puede esperar un impacto de largo plazo en el Producto Interno Bruto, comentó.

Entre los principales riesgos a la baja para el crecimiento actual, observados por los empresarios regionales consultados, el funcionario de Banxico señaló un aumento en la inseguridad, una escalada de la incertidumbre interna y externa y la eventualidad de un acuerdo final del Tratado de Libre Comercio de América del Norte desfavorable para México.

Remesas, ventajas de largo plazo

En el informe, el Banco de México realiza un análisis especial sobre las remesas, donde se concluye que además de favorecer un mayor consumo en los hogares receptores, suele generar impactos de largo plazo en la educación.

Dice que los receptores de remesas suelen utilizar una parte de los recursos para mejorar las condiciones de su vivienda y que invierten en su salud. A la larga, favorecen a que los niños mantengan su instrucción escolar por más tiempo, disminuyendo el riesgo de que abandonen sus estudios para empezar a trabajar y generar aportaciones económicas al hogar.