Se redujo la cartera de préstamos aprobados para México por parte del Banco Mundial (BM) en el 2011 a casi una tercera parte de los financiamientos registrados en el año previo.

Al cierre del año fiscal 2011, el BM aprobó financiamientos para el país por 2,700 millones de dólares, es decir, captó 18.3% del total de los créditos aprobados para la región.

Con ello, México resultó el mayor prestatario de América Latina -junto con Brasil que, en el mismo lapso, de junio del 2010 al mismo mes del 2011 registró una cartera de préstamos por 2,500 millones de dólares.

Según las estadísticas, el año pasado México recibió préstamos del BM por 6, 400 millones de dólares, que es la cifra más alta de financiamientos otorgados por la institución para el país, en los últimos cuatro años.

No obstante a esta desaceleración en la demanda de financiamientos, el flujo sigue sobrepasando el promedio que traía el país previo a la crisis, que era inferior a los 1,000 millones de dólares anuales.

Los mayores préstamos fueron destinados al área de desarrollo humano, educación, salud y seguridad social, mientras el segundo sector más importante fue el de desarrollo sostenible y medio ambiente.

En el informe, el Banco Mundial precisa que los países de América Latina captaron el 25.6% de los préstamos que aprobó el organismo en el año fiscal, es decir, unos 14,700 millones de dólares.

La mayor parte de estos recursos fue dirigida a programas sociales, eficiencia en el sector público, desarrollo del sector privado, cambio climático e infraestructura. Según el comunicado, todo ello apuntaló la recuperación económica regional.

DEMANDA EN AUMENTO

Según la institución, la demanda de los prestatarios a nivel mundial sigue superando los niveles anteriores a la crisis.

Detalla que desde el 2008 a la fecha, la cartera de préstamos globales se ha elevado en 189,000 millones de dólares.

Sólo el año pasado, entre el 30 de junio del 2010 y el mismo mes del 2011, el Grupo del Banco Mundial aprobó unas 712 operaciones financieras que van desde créditos, garantías, donativos e inversiones de capital para promover el crecimiento económico, combatir la pobreza y apoyar el desarrollo de la empresa privada.

En el reporte financiero del 2011, el BM precisó que en el marco de gestión de riesgo, la entidad decidió no otorgar financiamientos a los países que no publiquen sus últimos estados financieros y se comprometan a difundirlos actualizados en un término de 12 meses.

 [email protected]