Descarta Fitch Ratings revisar a la alza la calificación soberana de México, que hoy está en BBB , porque considera que el sector público conserva una limitada capacidad de generar fuentes de ingreso sólidas y estables.

De acuerdo con Alfredo Gómez, senior director de la firma para México, el lento desempeño de la economía y el débil incremento del PIB per cápita son factores que mantienen atada la calificación financiera aun por debajo de los niveles que teníamos previo a la crisis mundial (en el 2008 la nota de México era BBB+ , un nivel arriba del actual) y son resultado de la inflexibilidad fiscal que caracteriza a México.

En Fitch no se contempla una mejora en la calificación ni en el corto ni en el mediano plazo por la inflexibilidad fiscal que caracteriza a México y que está limitando su capacidad de crecimiento y de incrementar el PIB per cápita , refirió.

Durante su participación en el seminario Finanzas Nacionales y Subnacionales en México , identificó señales positivas en la disposición de la legislatura actual para discutir reformas de alto impacto para la actividad económica.

Pero reiteró que aún no son suficientes para impulsar una mejora en la nota soberana.

Un proceso de reformas estructurales más ágil sería un factor positivo para mejorar la calificación de México, cuya debilidad de ingresos fiscales le pone en desventaja con los soberanos con los que comparte el mismo nivel de calificación , precisó.

Junto con México, en el escalón del BBB , que es grado de inversión, se encuentran países como Brasil, Panamá, Aruba, Perú, Colombia, Rusia, India, Tailandia, Indonesia e Irlanda.

VIOLENCIA, OTRO RIESGO

El directivo manifestó además la escalada de la violencia como un factor de preocupación.

Sin embargo, acotó que este deterioro del clima de negocios se encuentra concentrado en ocho entidades y enfatizó que aún no se ve contaminación en las decisiones de inversión a nivel país, como el que sí se vio en su momento en Colombia.

En su ponencia reconoció el favorable comportamiento de la economía en medio de la crisis mundial y la saludable gestión de sus finanzas públicas.

Esgrimió que es la desaceleración de Estados Unidos uno de los principales factores de riesgo para el desempeño económico y observó que la inflexibilidad fiscal de México limita la capacidad del gobierno para generar un colchón sólido que le permita fondear políticas contracíclicas.

[email protected]