Debido a que la inflación en abril bajó 0.32%, analistas económicos mantuvieron sin cambios sus expectativas para el cierre del año y estimaron que el banco central tardará más en apretar la política monetaria.

Para Invex, el dato de la inflación fue mejor al esperado, debido al recorte en tarifas eléctricas y la caída en algunos precios agropecuarios. Incluso consideró que al parecer, el impacto de los cambios fiscales en los bolsillos de los consumidores fue un golpe de una sola vez.

El Banco de México informó que en abril los precios al consumidor disminuyeron 0.32%, más de lo previsto, con lo cual la anual se colocó en 4.27%, el nivel más bajo en lo que va del 2010.

Canasta ligera

De esta manera, los precios de los productos que componen la canasta básica bajaron 0.53%, es decir más que la inflación general; no obstante, en términos anuales están por arriba de los precios al consumidor con 4.35 por ciento.

La caída de 12.84% en el jitomate y de 13.11% en la papa, así como de 6.02% en la cebolla y de 20.5% en la calabaza ayudaron a la inflación en abril.

También el costo menor en 8.69% de la electricidad y de -6.87% en los servicios turísticos en paquete favorecieron el dato mensual.

En tanto, el rubro de alimentos y bebidas presentó una variación negativa de 0.74%, mientras que el de vivienda se contrajo 0.92% que incluye el costo de diversos servicios.

Por el contrario, comer fuera de casa se encareció en abril. Entre los servicios que subieron se encuentran las loncherías y los restaurantes. Una comida corrida costó 0.36% más, con respecto a hace un año.

Lo anterior debido a que se encareció 0.48% el gas y 1.10% la gasolina. El aguacate también subió 14.19% y la naranja 15.60 por ciento. Los productores resintieron el incremento del precio del limón de 54.46% y el transporte ferroviario de 4.36 por ciento.

lflores@eleconomista.com.mx