Las principales economías emergentes podrían establecer un fondo conjunto anticrisis si no obtienen suficiente influencia en la toma de decisiones del Fondo Monetario Internacional bajo unas reformas propuestas para la votación del organismo, dijo un funcionario ruso.

Los líderes de las naciones BRIC -Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica- se comprometieron en la cumbre del Grupo de los 20 en México a asignar 75,000 millones de dólares a fin de reforzar el poder de préstamo del FMI, pero habían pretendido vincular los créditos a la reforma de la votación.

Al mismo tiempo, los ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales de los BRIC recibieron instrucciones para que estudien posibles acuerdos de "swaps" cambiarios y reporten a la cumbre de líderes BRIC del próximo año, que se hará en Sudáfrica.

"Está claro que los países BRIC han entrado en la etapa en la que pueden demandar que se los reconozca (en el curso de la reforma del FMI)", dijo el viceministro de Finanzas Sergei Storchak a los reporteros.

La cuestión de los swaps cambiarios, o quizá en algún momento un fondo conjunto anticrisis, debería ser vista desde esta perspectiva", dijo. "Será un mecanismo paralelo, adicional al FMI".

Las cinco naciones BRIC representan el 43% de la población mundial y un 18% de la producción económica de todo el mundo. Tienen reservas combinadas por unos 4 billones de dólares, siendo China el principal poseedor de estas divisas, por lejos.

Queremos que los países emergentes sean tratados con justicia. La demostración de nuestro deseo es nuestro comunicado sobre el mecanismo de swaps cambiarios", dijo Storchak.

Rusia y sus socios en una unión aduanera de países ex-soviéticos, Kazajistán y Bielorrusia, ya han establecido un fondo anticrisis que ha prestado dinero a Bielorrusia.

Las naciones emergentes quieren elevar su presencia en el FMI por medio de un incremento de su poder de voto en el organismo, conocido como cuota. Rusia quiere que las cuotas sean calculadas en base al tamaño del producto interno bruto y las reservas internacionales.

Storchak dijo que una nueva fórmula para la distribución de cuotas del FMI debería acordarse este año, antes de que Rusia asuma la presidencia del G20.

RDS