Los gobernantes de Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica, que forman el grupo BRICS, criticaron la politización de las relaciones económicas y las sanciones económicas unilaterales , además de lamentar la falta de avances en la reforma del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil; Xi Jinping, de China; Vladimir Putin, presidente ruso; Jacob Zuma, de Sudáfrica, y el primer ministro de India, Narendra Modi, mantuvieron un encuentro antes del inicio de la cumbre del G-20 celebrada en Antalya, Turquía, para coordinar sus posiciones.

Tras la reunión, los líderes afirmaron en un comunicado que los retos geopolíticos, incluyendo la politización de las relaciones económicas y la introducción de sanciones económicas unilaterales, siguen afectando las perspectivas futuras de crecimiento económico .

Aunque en la nota no se menciona ninguna situación concreta, uno de los socios del grupo, Rusia, está bajo sanciones políticas y económicas de Estados Unidos y la Unión Europea por su anexión de la península ucraniana de Crimea y su respaldo a los secesionistas prorrusos del este de Ucrania.

Los líderes de los BRICS mostraron su profunda decepción por la falta de progresos en las reformas de los organismos financieros internacionales, especialmente el Fondo Monetario, que sigue dominado por las potencias occidentales.

Por ello, los gobernantes del grupo de emergentes instaron al FMI a intensificar los esfuerzos en colaboración con el G-20 para revisar la distribución de las cuotas y los votos a favor de los países en desarrollo y las economías emergentes .

Esas reformas previstas, que incluyen un mayor peso de los emergentes en la estructura del FMI y la dotación de fondos adicionales por parte de los países miembros, recibieron un rotundo respaldo inicial de Estados Unidos en el 2010.

Sin embargo, el Congreso de EU ha sido incapaz de aprobarlo desde entonces. Según las reformas propuestas, la cuota del país en el Fondo seguiría siendo mayoritaria y mantendría su capacidad de veto y se reduciría ligeramente, desde 17.69% actual hasta 17.40 por ciento.

Japón, el segundo mayor accionista, sufriría una reducción similar, mientras que China, en la actualidad la segunda mayor economía del mundo después de Estados Unidos, pasaría a convertirse en el tercer mayor accionista.

Los BRICS también destacaron que el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD), la entidad financiera multinacional impulsada por las cinco potencias emergentes, va a aumentar su cooperación con las instituciones financieras existentes.