Los primeros 814 millones de dólares incorporados a las reservas argentinas como resultado del acuerdo entre el Banco Central (BCRA) y el Banco Popular de China (PBoC) cumplieron un año de plazo por lo que serán renovados por otro período idéntico.

Las reservas de la entidad que conduce Alejandro Vanoli pasan por un muy mal momento: perdieron 72 millones de dólares al cierre de la semana y perforaron la barrera de los 27,000 millones de dólares por primera vez desde marzo del 2014, cerraron la semana en su peor baja mensual desde el pago al FMI con reservas en enero del 2006.

NOTICIA: Argentina y China negociarán monto para ampliar swap cambiario

El 30 de octubre el año pasado el BCRA incorporó a sus reservas unos 5200 millones de yuanes que equivalían a unos 814 millones de dólares transferidos por el PBoC. Ese fue el primer aporte del "swap de monedas" acordado unos pocos meses antes por el entonces titular de la entidad, Juan Carlos Fábrega.

Su sucesor en el cargo y actual presidente de la entidad, Vanoli, fue incorporando más billetes chinos a las arcas de la autoridad monetaria prácticamente cada mes desde entonces hasta agotar en septiembre los 70,000 millones de yuanes (11,000 millones de dólares) establecidos como techo.

NOTICIA: Argentina y China acuerdan uso del yuan para comercio bilateral

Más allá de elevar el número de reservas brutas los yuanes chinos no tuvieron ninguna aplicación práctica, probablemente para alivio del BCRA. Según explican en la entidad las monedas chinas están incorporadas a reservas pero no usadas.

La diferencia semántica no es menor, mientras permanecen en una cuenta a nombre de la autoridad monetaria su costo es cero. Si se las utiliza, en cambio, empiezan a pagar una tasa confidencial que fuentes allegadas al tema calculan por encima de los 700 puntos básicos anuales. Un préstamo bastante caro para un banco central.

NOTICIA: Argentina está a punto de acabarse el crédito chino

Explican en el banco que hay dos maneras de utilizar los yuanes. La primera es venderlos a importadores para pagar compras hechas a China. La segunda, usarlos para comprar dólares o euros moneda dura con los que pagar importaciones o vencimientos a otros destinos. Sólo la segunda de estas opciones se utilizó una vez, pero con fines puramente experimentales y por montos ínfimos.

abr