El Banco Central Europeo (BCE) sorprendió a los mercados financieros al anunciar que recortará las compras de activos desde abril del próximo año, ello a pesar de que se reservó el derecho de incrementar las adquisiciones de nuevo si la recuperación de la zona euro tropieza.

El BCE dijo que recortará las compras mensuales a 60,000 millones de euros desde los actuales 80,000 millones de euros, pero extenderá estas operaciones hasta fines del 2017.

Los mercados habían previsto que las adquisiciones seguirían en 80,000 millones, pero sólo por seis meses más, sugiriendo un acuerdo entre el ala ortodoxa y los funcionarios del Consejo de Gobierno del banco central, quienes tienen una postura más expansiva en lo que se refiere a la política monetaria.

El banco ha extendido su programa de alivio cuantitativo hasta diciembre, que es más de lo que preveía el mercado , indicó Naeem Aslam, analista jefe de Mercados de ThinkMarkets.

Sin embargo, el banco reducirá el poder de fuego después de marzo y sólo comprará 60,000 millones. Se podría decir que el banco está reduciendo su programa de una forma más bien moderada , agregó el analista.

Por otro lado, Mario Draghi, presidente del BCE, dejó en claro que no estaba ofreciendo una reducción directa del programa.

No se habló hoy de una reducción del estímulo , acotó. Una presencia sostenida (del BCE en el mercado de bonos) también es el mensaje de la decisión que se tomó .

El banco, además, estuvo firme sobre la posibilidad de que el nuevo plan se revierta.

Si (...) el panorama se torna menos favorable o si las condiciones financieras se vuelven inconsistentes con nuevos avances hacia un ajuste sostenido del sendero de la inflación, el Consejo de Gobierno tiene la intención de incrementar el programa en términos del tamaño y/o duración , declaró Draghi, al leer el comunicado del consejo.

La incertidumbre prevalece en todas partes (...) ésta es la razón de esa frase en el comunicado introductorio , mencionó en conferencia de prensa tras una decisión que calificó como pragmática y flexible .

Riesgo político

Al acercarse elecciones de alto riesgo en cuatro de las cinco mayores economías de la zona euro, los analistas esperaban que el BCE mantuviera las compras de activos, por temor a que un recorte prematuro de este programa pudiera abortar una recuperación aún tímida de la actividad en el bloque.

Pero como gran parte de su poder de fuego ya se agotó y los estados miembros más conservadores de la zona euro particularmente Alemania están cada vez más frustrados por el estímulo sin precedentes, el BCE se encontraba bajo presión para reducir el programa.

El organismo ya ha comprado más de 1.4 billones de euros en bonos, principalmente deuda gubernamental, desde marzo del 2015, a fin de combatir la amenaza de la deflación y tratar de reactivar la actividad en el bloque del euro de 19 países miembros que sigue debilitado por el legado de la crisis de la deuda del 2009.

La semana pasada, el BCE también mantuvo su tasa sobre los depósitos bancarios a un día que actualmente es su tasa de interés primaria en -0.40 por ciento.

La principal tasa de refinanciamiento, que determina el costo del crédito en la economía, se mantuvo sin cambios en 0.00%, mientras que la tasa de la facilidad crediticia marginal una tasa para el financiamiento bancario de emergencia sigue en 0.25 por ciento.

Preve alza en crecimiento e inflación para el 2017

Por otro lado, el Banco Central Europeo aumentó ligeramente sus previsiones de crecimiento y de inflación de la zona euro para el 2017, respectivamente de 1.7 y 1.3%, frente a 1.6 y 1.2% que calculaba hasta ahora.

De igual manera, para el 2018, su proyección de crecimiento para el bloque será de 1.6% y la inflación de 1.5 por ciento.