Muchos de los factores globales que están afectando al crecimiento en la zona euro parecen estar desvaneciéndose, manteniendo vivas las expectativas de una recuperación en la segunda mitad del año, dijo el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, el sábado.

No obstante, advirtió que los factores que minan la confianza, incluido el riesgo de un Brexit no pactado y una guerra comercial a nivel mundial, siguen "al acecho", poniendo en riesgo el crecimiento.

En su batalla contra una desaceleración inesperadamente larga y profunda, el BCE decidió mantener sin cambios sus tasas de interés más temprano en la semana, prometiendo una política ultraexpansiva al menos durante este año y manteniendo abierta la puerta a mayores medidas de estímulo.