El Banco Central Europeo (BCE) advirtió el jueves que un nuevo aumento en las infecciones por Covid-19 plantea riesgos para la recuperación de la zona euro, también reafirmó su compromiso de mantener bajos los costos de los préstamos para ayudar a la economía a superar la pandemia.

Con la decisión del jueves, la tasa de depósito referencial del BCE se mantuvo en -0.5%, mientras que la asignación general para la compra de bonos bajo el programa PEPP se mantuvo en 1.85 billones de euros.

Tras extender los estímulos hasta bien entrado el próximo año con un masivo paquete de respaldo en diciembre, las autoridades del BCE mantuvieron sin cambios la política monetaria, con el deseo de dejar que los gobiernos se hagan cargo de la tarea de mantener a flote la economía del bloque hasta que se retome la actividad empresarial normal.

Sin embargo, advirtió sobre un nuevo aumento de las infecciones y las consiguientes restricciones a la actividad económica, asegurando que estaban preparados para entregar incluso un mayor respaldo a la economía si era necesario.

“El renovado aumento en infecciones de coronavirus (Covid-19) y las medidas restrictivas y prolongadas de contención impuestas en muchos países del área euro están perturbando la actividad económica", dijo la presidenta del BCE, Christine Lagarde.

Al abrir la puerta a más estímulos de ser necesario, Lagarde confirmó que el BCE continuaría comprando bonos hasta “que juzgue que la fase de la crisis del coronavirus terminó”.

Lagarde también mantuvo una referencia sobre los riesgos “a la baja” que enfrenta la economía de la zona euro, lo que ha sido visto como un indicador confiable de que el BCE consideró que el alivio en la política monetaria era más probable que un endurecimiento de la misma.

Igualmente, admitió que el futuro inmediato era desafiante, pero aseguró que eso no debería impactar a largo plazo.

“Una vez que el impacto de la pandemia se desvanezca, una recuperación en la demanda, apoyada por políticas fiscales y monetarias expansivas, colocarán presión al alza sobre la inflación en el mediano plazo”, afirmó Lagarde.

Moody’s ve riesgos

Por otro lado, Moody's, advirtió en un informe que la pandemia del Covid-19 aumentó el riesgo de que la zona euro entre en un periodo de estancamiento a largo plazo, lo que podría dificultar la reducción de la deuda pública.

La agencia señaló que la combinación de un bajo crecimiento, inflación e intereses tiene similitudes con la observada en Japón en los años 90, y alertó sobre el riesgo de que esta situación se prolongue.

Precisó que un crecimiento bajo dificultaría la reducción de los niveles de deuda, sobre todo en países como Grecia, Italia o Portugal, al tiempo que aumentaría el riesgo de deterioro de las condiciones laborales.