El Banco Central Europeo (BCE) decidió la reunión de su Consejo de Gobierno mantener sin cambios las tasas de interés en la zona euro.

El BCE aumentó el 7 de abril las tasas de interés por primera vez desde el 13 de mayo de 2009, de tal forma que la tasa aplicable a las principales operaciones de financiación avanzó de 1.0 a 1.25%. Por su parte la tasa aplicable a la facilidad marginal pasó de 1.75 a 2.0% y la de facilidad de depósito de 0.25 a 0.50 por ciento.

La decisión tomada este jueves en la capital finlandesa, Helsinki, no sorprendió a los operadores de los mercados, que habían estimado que tras el incremento del 7 de abril, en esta ocasión las tasas se mantendrían sin cambios.

Expertos alemanes del ámbito económico estiman que el Banco decidirá una nueva alza de las tasas de interés en la eurozona a partir de junio o julio, en vista de que el curso inflacionario en la región continúa hacia arriba.

El índice de presión inflacionaria en la zona de la divisa europea registró un aumento de 2.8% en abril, con lo que se ubica muy por encima de la marca de estabilidad que prevé el BCE, es decir, de un nivel por debajo de 2.0 por ciento.

La decisión del BCE tuvo lugar en momentos en la divisa única europea alcanza una elevada cotización, luego de que la jornada de hoy alcanzó la marca de 1.49 frente al dólar.

El banco de Europa fijó el miércoles el curso de referencia del euro al término de las operaciones en Frankfurt en 1.4882 frente al dólar.

APR