Berlín.- El Banco Central Europeo (BCE) mantuvo hoy sin cambio las tasas de interés dirigentes en su nivel récord histórico de 1.0%, según se informó al término de la reunión de su consejo de gobierno en Frankfurt.

Expertos alemanes del ámbito económico esperaban dicha decisión, si bien la prensa alemana se mantiene atenta a las declaraciones que hará este jueves en conferencia de prensa el presidente de esa institución, Mario Draghi, respecto a la crisis en la zona euro, que no cesa.

Analistas de los mercados alemanes se pronunciaron en las últimas semanas en favor de una nueva reducción de las tasas de interés en la 'eurozona' de cara al debilitamiento de la economía y el agravamiento de la crisis en algunos países.

Expertos consideran que bajas tasas de interés contribuyen a abaratar los créditos para el empresariado y los consumidores, lo que propicia el crecimiento. El BCE destacó sin embargo como principal objetivo el mantener la estabilidad inflacionaria.

Los analistas alemanes no prevén asimismo que el BCE anuncie este jueves nuevas medidas extraordinarias para contrarrestar la crisis, ya que en pocos días entrarán en vigor estrategias acordadas con anterioridad, entre ellas gestiones de refinanciación a un plazo de tres años para bancos de la 'eurozona'.

Operadores de los mercados resaltaron que Mario Draghi deberá atender no obstante las cuestiones de la prensa respecto a la situación de crisis en Grecia, donde esta semana tienen lugar intensas conversaciones entre el gobierno y la oposición para aprobar reformas y planes de ahorro.

El gobierno griego negocia los ajustes que exige el llamado grupo 'Troika' compuesto por el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea y el BCE, ya que ésa es la condición para recibir un segundo paquete de rescate que impida un estado de insolvencia.

Grecia espera un préstamo de alrededor de 130 mil millones de euros para compensar su nivel de deuda soberana, que en la actualidad asciende a 350 mil millones de euros, lo que representa un 160% de su Producto Interno Bruto (PIB).

En semanas anteriores se incrementó en ese marco la presión ejercida sobre el BCE, en espera de que esa entidad participe en la quita de deuda para Grecia, como asimismo se ha exigido de la banca privada.

Entre otros se discute la posibilidad de que el Banco Central Europeo renuncie a sus rendimientos procedentes de bonos griegos que adquirió en 2010 a precios muy por debajo de los niveles actuales.

Se estima que el BCE invirtió alrededor de 55 mil millones de euros en bonos de Grecia, con lo que esa institución se cuenta como el principal acreedor de ese país europeo.

Expertos alemanes del ámbito económico estiman que el sector acreedor privado, que se conforma de bancos y fondos de inversión, cuenta con títulos de deuda griegos por un valor de 206 mil millones de euros.

Ese grupo de acreedores ha anunciado por su parte su disposición de condonar entre un 50% y un 70% de ese valor para reducir las obligaciones de Grecia.

Los ministros de Finanzas de la zona del euro se reunirán la tarde de este jueves por su parte en Bruselas para discutir sobre las estrategias de ayuda financiera para Grecia, y en ese marco se tomarán en cuenta las reformas que aprueben este día el gobierno griego y la oposición.

RDS