Franckfort.- El Banco Central Europeo (BCE) dejó sin cambios su principal tasa de interés al nivel ya históricamente bajo del 0.25% en la reunión mensual sobre política económica de este jueves.

Esta decisión era esperada pese a la nueva desaceleración de la inflación en la zona euro. Europa mira con preocupación hacía el espectro de la deflación: el aumento de precios fue del 0.8% en diciembre, según un dato todavía provisional anunciado el martes, después del 0.9% de noviembre.

En octubre el aumento fue del 0.7%, es decir muy por debajo del objetivo fijado del BCE, según que la estabilidad de los precios está garantizada frente a una inflación por debajo pero cerca del 2.0 por ciento.

El pasado mes de noviembre el BCE recortó inesperadamente el precio del dinero en un cuarto de punto, hasta el nivel actual, el mínimo histórico de 0.25%, porque preveía "un periodo prolongado de inflación baja".

Aunque los expertos no se esperen que la inflación siga bajando, no se descartó en un primer momento que el BCE pudiese considerar nuevas medidas "no convencionales" para invertir esta tendencia.

Con información de AFP y Notimex

mac