El Banco Central Europeo (BCE) podría convertirse muy pronto en el primero de los principales bancos centrales en probar las tasas de interés negativas sobre los depósitos en un intento por obligar a los bancos a prestar dinero.

Las tasas negativas significan que el BCE cobraría a los bancos por retener dinero, algo que los banqueros centrales esperan los impulse a prestar y los aleje de acaparar su efectivo.

El BCE en julio recortó su principal tasa de refinanciación a un nuevo mínimo histórico de 0.75 por ciento y la tasa que paga a los bancos por depósitos nocturnos a cero.

Los funcionarios del BCE Benoit Coeure y Klaas Knot desde entonces han insinuado que podrían seguir nuevos recortes de ser necesario, sugiriendo que no temen el experimentar y acudir a las tasas sub-cero para los depósitos, incitando a algunos economistas a esperar un recorte tan pronto como septiembre.

Tal medida va más allá de lo que regularmente hacen la mayoría de los bancos centrales, por lo que el BCE está, por ahora, siguiendo de cerca a Dinamarca, que introdujo las tasas negativas por los depósitos bancarios en julio

Las tasas negativas, o un precio, de 0.25 % podrían no ser suficiente para persuadir a los bancos a comprar activos y prestar a las familias, compañías u otros bancos.

"Incluso con tasas negativas, no dará como resultado el que los bancos presten nuevamente a la periferia", dijo el principal economista de la zona euro de Citigroup, Jurgen Michels. "Las tasas negativas incluso serán mejor que guardar el efectivo en las bóvedas de los bancos", añadió.

Un sondeo reciente entre un grupo de expertos del mercado de dinero del BCE sobre las prácticas de gestión de riesgo mostró que un 75%de los encuestados dijo que una tasa de depósito plana o incluso negativa no cambiaría la utilización de la facilidad nocturna del BCE.

Los bancos en los principales países de la zona euro, como Alemania, Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo -los usuarios más grandes de la facilidad de los depósitos- tendrían que pagar al BCE alrededor de 2,000 millones de euros por año sobre el exceso de reservas a una tasa negativa de un 0.25 por ciento, dijo JP Morgan.

apr