El Banco Central Europeo (BCE) instó a respetar las reglas fiscales existentes en la eurozona, especialmente en los estados con un alto grado de endeudamiento público como Italia, según las actas de su última reunión del pasado 26 de abril.

El Consejo considera, además, que las reformas estructurales en países de la zona euro deben intensificarse y llama a una rápida y sustantiva conclusión de la unión bancaria y del mercado de capitales.

El máximo órgano rector del banco estima que se requiere todavía un “amplio grado de acomodación en la política monetaria”, ya que, aunque el crecimiento económico del área continuará “a un ritmo sólido”, los riesgos relacionados con la amenaza del proteccionismo se han vuelto “más prominentes”.

Los directivos del banco consideran que los conflictos comerciales no sólo pueden tener un efecto adverso en la actividad de los países involucrados, sino que pueden ejercer “efectos más amplios como consecuencia del aumento de la incertidumbre y la disminución de la confianza”.

Asimismo, señalan que “relaciones comerciales turbulentas” pueden ocasionar “movimientos convulsos” en los tipos de cambio y elevar la volatilidad en los mercados financieros.

La incertidumbre asociada a las prolongadas tensiones comerciales actuales pudo tener efectos en las exportaciones de algunas economías de la eurozona, indican.

Respecto a su política monetaria, el banco cree que debe mantenerse invariable y esperar todavía para determinar con precisión las causas de la desaceleración económica del primer trimestre.

Advierte que la inflación subyacente continúa siendo débil y para apoyar su repunte se precisa aún de “paciencia, persistencia y prudencia”.

Las actas reflejan que uno de los miembros del Consejo indicó que los analistas y los sondeos apuntan a que el mercado anticipa el final de las compras de deuda hacia el final del 2018.

Otra opinión considera que los criterios del Consejo para un ajuste sostenible de la evolución de la inflación a mediano plazo pueden ser considerados cumplidos.

Sin embargo, según las actas, la mayoría defiende que las evidencias de ello siguen siendo “insuficientes” y que debe mantenerse invariable su posición de política monetaria respecto al final abierto de las compras de deuda y la orientación sobre las tasas de interés.

Consejo de supervisión se reúne

El Consejo de Supervisión del BCE celebró este jueves y parte del día de hoy (viernes) su reunión ordinaria en Madrid, según informó la institución.

El encuentro, que tendrá lugar en el Banco de España, por segunda ocasión se celebrará fuera de Frankfurt, tras el año pasado fue en Helsinki.

“Nos complace reunirnos en Madrid, donde tiene su sede otra de nuestras autoridades nacionales de supervisión, la cual es parte integrante de la supervisión europea y contribuye de forma esencial al Mecanismo Único de Supervisión”, declaró Danièle Nouy, presidenta del Consejo de Supervisión.

Por su parte, Javier Alonso, miembro del Consejo de Supervisión y subgobernador del Banco de España, señaló que “es un honor” acoger la reunión del Consejo de Supervisión en España, destacando que esta reunión “demuestra la estrecha cooperación y los sólidos vínculos entre los supervisores de toda la zona del euro”. El Consejo de Supervisión del BCE se reúne dos veces al mes para debatir, planificar y ejecutar las tareas de supervisión del BCE.

Asimismo, propone al Consejo de Gobierno proyectos de decisiones de acuerdo con el procedimiento de no objeción.