El Banco Central Europeo (BCE) revisó este jueves a la alza sus previsiones de inflación y crecimiento para la zona euro en 2011. Ahora espera ahora un alza de precios de 2.6% en 2011, después de su estimación de 2.3% hecha en marzo.

"Los riesgos inflacionistas están en alza", declaró su presidente, Jean-Claude Trichet, en una rueda de prensa en Francfort, Alemania.

La inflación podría mantenerse "claramente por encima de 2% en los próximos meses", reflejando el alza de los precios de la energía y de las materias primas, declaró.

"Es muy importante que el aumento de precios no se traduzca en efectos secundarios sobre los salarios, lo que produciría presiones inflacionistas aún mayores", insistió Trichet.

El objetivo del BCE es mantener el alza de los precios en la Eurozona bajo el umbral de 2% a medio plazo, una cifra ampliamente rebasada en los últimos meses. En mayo, la tasa de inflación fue de 2.7%, y de 2.8% en abril.

El jueves el BCE mantuvo su tasa directriz de interés en 1.25%, pero los observadores esperan un nuevo aumento en julio.

En cuanto al crecimiento del PIB en la Eurozona, formada por 17 países, el BCE revisó al alza su previsión para 2011 a 1.9%, frente al 1.7% pronosticado en marzo.

apr