El Banco Central Europeo (BCE) prepara un paquete de estímulos monetarios que debería sobrepasar las expectativas del mercado, ha afirmado Olli Rehn a The Wall Street Journal. Entre estas medidas estarían un nuevo programa de compra de deuda, después de que la quantitative easing (QE) llegara a su fin en diciembre del año pasado, y una bajada de la tasa de depósito, que actualmente se sitúa en el -0,4 por ciento.

Según ha señalado en una entrevista con el periódico estadounidense el presidente del Banco Central de Finlandia, la vuelta de la QE debe incluir compras de activos "sustanciales y suficientes", para así hacer frente a la creciente desaceleración que afrontan las economías de la eurozona. "Es importante que presentemos un paquete de políticas significativo e impactante en septiembre", ha defendido.

Rehn ha señalado que cuando se trabaja con los mercados financieros es mejor rebasar las expectativas antes que no cumplirlas, razón por la que aboga por "un paquete de medidas muy fuertes" antes que modificar otro menos contundente posteriormente.

Por otra parte, el finlandés no ha descartado que el nuevo programa de compra de activos incluya acciones de empresas cotizadas, pero eso dependerá de los factores que condicionen la decisión final de la autoridad monetaria europea.

Desaceleración

El frenazo que experimenta la economía de la zona euro ha irrumpido en un momento en el que el BCE debía continuar el camino hacia la normalización de su política monetaria, el cual comenzó con el final de la QE a finales de 2018. Sin embargo, un crecimiento del PIB de la eurozona de solo el 0,2% en el segundo trimestre o la contracción de la economía alemana en un 0,1% en eses mismo periodo de tiempo no han hecho más que convencer a Frankfurt de la necesidad de aplicar nuevos estímulos.

De hecho, antes de verano, el supervisor bancario ya planeaba nuevas medidas expansivas a raíz de los bajos niveles de inflación, la cual se sitúa lejos del objetivo del 2%. La dificultad de acercarse a esta barrera ha llevado al BCE incluso a plantearse la revisión de dicho objetivo.