Los bancos de la zona euro, entre ellos los españoles, viven una semana crucial ya que deberán reembolsar el jueves un préstamo gigante de 442,000 millones de euros al Banco Central Europeo (BCE), en una coyuntura de resurgimiento de la crisis del mercado interbancario.

Un año atrás, 1,121 bancos implantados en la zona euro habían pedido prestados al BCE más de 442,000 millones de euros (unos 538,000 millones de dólares) a una tasa fija de 1%, un récord en la historia de la institución monetaria europea para una sola operación.

Los mercados esperan ver ahora si el reembolso masivo no va a provocar una sequía brutal de liquidez en la zona euro.

Para hacer frente a esta fecha límite, los bancos pueden contar con una liquidez adicional en sus cajas de unos 300,000 millones de euros actualmente.

Los establecimientos bancarios menos preparados podrán refinanciarse a último minuto el miércoles y jueves ante el BCE.

Por ello, las operaciones de refinanciamiento de esos días se convertirán en una verdadera prueba de la salud de los bancos y del mercado interbancario en su conjunto, advirtieron el martes varios economistas.

Una carrera alocada para refinanciarse mostraría que el mercado interbancario sigue con problemas, es decir que continúan los problemas entre los bancos para prestarse dinero y hacer circular la liquidez.

Actualmente es más caro financiarse a través el BCE, a una tasa fija de 1%, que pasar por el mercado interbancario.

Los establecimientos que participen en los refinanciamientos del miércoles y jueves serán aquellos cuyo acceso al préstamo interbancario es "muy limitado", explicó el experto Luca Cazzulani, de Unicredit.

Una operación de refinanciamiento del BCE por tres meses está prevista el miércoles y podría alcanzar un monto récord superior a 250,000 millones de dólares, según una reciente nota del Royal Bank of Scotland.

El BCE prevé además otra operación de refinanciamiento especial de seis días el jueves, con el objetivo de aliviar el efecto de la llegada de la fecha límite de su préstamo gigante el mismo día.

En caso de fuerte demanda, los mercados podrían ver la señal de una crisis de liquidez, lo que trae aparejado el riesgo de que aumente el precio de la deuda de los países en dificultades y se complique aún más el acceso al préstamos interbancario para ciertos bancos, estimó Cazzulani.

La ministra española de Economía, Elena Salgado, aseguró el martes que los bancos de su país pasarán sin problemas la fecha límite del jueves, en momentos en que España inquieta particularmente a los mercados.

De todos modos, Salgado hizo un llamamiento a la institución europea, esperando que "en esta ocasión el BCE sea consciente de las necesidades de nuestro sistema financiero".

Según un artículo publicado el martes por el Financial Times, los bancos españoles están descontentos porque no se renueva este programa de financiación excepcional.

RDS